domingo, 27 de noviembre de 2011

Demandan a Benedicto XVI en Alemania.


No sé si reir o llorar [de gracia] pero resulta que un ciudadano alemán, el cual se declara no creyente, presentó una denuncia formal en contra del Papa por que éste no utiliza, en sus viajes, el cinturón de seguridad además, en su denuncia, defiende que tiene testigos.

Como bien dice la nota del diario Veinte minutos dudo que pase más allá pero, mientras el gobierno alemán responde al demandante, no nos queda más que, como supongo están en el Vaticano, esbozar una sonrisa...

Un ciudadano alemán ha presentado denuncia contra Benedicto XVI por no llevar el cinturón de seguridad abrochado cuando viaja en su papamóvil, informó el diario Westfälische Rundschau.

El demandante, de la ciudad de Dortmund (oeste del país), afirma en su denuncia haber observado reiteradamente, durante la última visita del papa a Alemania, que éste no iba atado, lo quecontraviene las normas de circulación.

El ciudadano afirma, según ese periódico, que tiene dos testigos presenciales dispuestos a certificar que efectivamente el papa no llevaba el cinturón abrochado. 

Añade, además, que varias de las personas que acompañaban a Joseph Ratzinger en su visita, como el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Robert Zollitsch, "con seguridad" también observaron esta infracción por parte papal y podrían por tanto sustentar su testimonio. 

De acuerdo con ese medio, al demandante, al que se identifica como "no creyente", le mueve la preocupación por la seguridad del papa y recuerda que el papamóvil está equipado con cinturón de seguridad. 

El diario, que se remite a declaraciones del abogado del demandante, apunta que la viabilidad de la demanda puede depender de si se considera a Benedicto XVI simple ciudadano alemán o jefe de Estado (Vaticano), en cuyo caso su infracción, de probarse, podría quedar neutralizad por la inmunidad diplomática.


No hay comentarios: