miércoles, 16 de noviembre de 2011

Obama cada día más dhimmi

El gobierno de los EEUU ha denegado asilo político a Ali Ahmad Asseri, el ex secretario primero del consulado saudí en Los Angeles, la semana pasada para evitar la interrupción de las relaciones EEUU-Arabia Saudita, de acuerdo a Rasheed Abou-Alsamh, blogger saudí y periodista estadounidense con sede en Brasil.[1]

Ali Ahmad Asseri argumentó que en caso de tener que regresar al Reino de la Arabia Saudita será ejecutado debido a que el país árabe aplica los mandatos del Islam que aplica la pena de muerte a los que practiquen relaciones homosexuales.

Ali Ahmad Asseri tiene dos grandes defectos ante los ojos de Arabia Saudita: ser homosexual y tener amistad con una mujer judía.

Arabia Saudita no reconoce la existencia de Israel y no hay relaciones diplomáticas entre los dos países. Los medios de comunicación del Reino de Arabia Saudita y los libros educativos están inmersos en el odio a Israel.

Rasheed Abou-Alsamh, el Blogger, ha escrito que: "Creo que el gobierno de EEUU tiene miedo de molestar innecesariamente a los saudíes, sobre todo ahora con todas las de la crisis que el mundo árabe está viviendo a causa de las revueltas de la primavera árabe".
Ali al-Ahmed, un disidente saudí en Washington, dijo en una entrevista telefónica que: "Esta fue una decisión política del gobierno de Obama , que tiene miedo de molestar a los saudíes ".

La cabra siempre tira al monte

Barack Hussein Obama II, el presidente de los EEUU, fue educado en el Islam desde su nacimiento, y practicante de esta religión durante su tierna infancia y juventud, y que rinde pleitesía al rey de Arabia Saudita [2], como todo buen devoto musulmán, no en vano se dice en español que “la cabra siempre tira al monte”, es incapaz de dar asilo a un ciudadano árabe que se sabe que será decapitado por el “delito” de ser homosexual.

Barack Hussein Obama II sabe que en el país modelo de sociedad musulmana para el Islam sunnita, Arabia Saudita, el país más puro –islámicamente hablando- sin contagio ni contacto con los infieles, a los que Muhammad ejecutó desde el inicio de su prédica del Islam, se condena a muerte al apóstata, al que se convierte al Islam y al homosexual, y otras “insignificancias”, como la sentencia que acaba de emitir un tribunal saudita en la se ordena que se flagele a una mujer con diez latigazos por haber conducido un coche, en desafío a la sana, islámicamente hablando, prohibición de la circulación femenina.[3]

Business is business

No es bueno molestar para los negocios molestar al rey de Arabia Saudita y sus leyes.

NOTAS

[1] http://www.jpost.com

[2] http://blogs.periodistadigital.com, http://blogs.periodistadigital.com y http://www.elmundo.es

[3] http://www.emirates247.com

(via religionenlibertad.com)

Nota de Ateorizar: Es de conocimiento público que Obama es cristiano. La razón por la que no quiere afectar las relaciones con Arabia Saudita es una económica puramente.

No hay comentarios: