jueves, 8 de diciembre de 2011

UGT PV, la Constitución y la religión

En el día que celebramos la Constitución de 1.978 es bueno recordar que la misma consagra el derecho a recibir una educación conforme a las creencias de los padres. El artículo 27 desarrolla el derecho a la educación:

1.Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Pero los señores de UGT en el País Valenciano no parecen estar de acuerdo en este siglo XXI de interculturalidad y sana laicidad del Estado en garantizar la libertad religiosa según nuestra Constitución. Ellos con la sabiduría que caracteriza el espíritu sectario, desean suprimir la clase de religión en la escuela pública.
En primer lugar, cabe destacar que la religión no es materia obligatoria sino opcional. Y además, no se está tratando la religión como una catequesis. Si se molestasen en entender más que dividir que es lo propio de esa izquierda cerril y anticlerical, sabrían que el hecho religioso debe formar parte del currículum, y además como materia obligatoria. Entre otras cosas porque no se puede explicar la cultura occidental sin conocer el cristianismo aunque sea de manera rudimentaria. Pero ese no es el caso que nos ocupa, en la escuela es una materia libre y opcional por parte de los padres que desean que sus hijos reciban religión en la escuela. Es decir que se trata de un derecho constitucional.

Por otra parte, enviar al paro a un colectivo de docentes con su titulación correspondiente, me parece impropio de un sindicato, que tiene el cuajo de pretender defender los derechos de los trabajadores. Creo que las medidas demagógicas y ésta forma parte del sustrato personal de la izquierda, están de sobra y caen por su peso. La religión es un derecho del ciudadano, y en la escuela no se enseñan dogmas. La Iglesia sabe distinguir entre lo que es catequesis y lo que es historia de la religión católica.

No pertenezco al colectivo de profesores de religión. No trato de defender sus puestos de trabajo que, por otra parte merecen ser defendidos como los de cualquier otro colectivo. Pero me indigna el juego de cara a la galería. ¿Saben ustedes que UGT ha defendido a más de un profesor cuyo contrato no ha sido renovado por el Arzobispado?. ¿Saben ustedes que este sindicato negoció las condiciones laborales de este colectivo frente a la Administración para que formaran parte del claustro escolar y tuvieran los mismos derechos que el resto del profesorado?.

Cuando estamos llenos de paro en la sociedad española, el sindicato UGT sin solucionar los problemas de los trabajadores y cobrando subvenciones del Estado, nos ofrece una nueva excusa para el enfrentamiento civil en la sociedad. ¿Estamos para resolver problemas o para crearlos?. Al parecer el señor Cándido Méndez sigue la estela del invicto Zapatero, incapaz de solucionar los problemas del país, crea conflictos para que olvidemos lo obvio, que sus políticas sobran, que no sirven para nada.

Y yo me atrevería a asegurar que el sindicalismo español falleció desde el momento que empezó a chupar de la teta del Estado. Los sindicatos deberían subvencionarse con las cuotas de los afiliados, pero en ese caso el Sr. Méndez y de sus compañeros liberados no podrían llegar a fin de mes. Imagino que los recortes también les van a llegar a ellos, de manera que ahora son capaces de traicionar a unos trabajadores, todo sea para que ellos puedan seguir viviendo a consta de la clase proletaria. Menuda mezquindad.dialogosinfronteras.php

No hay comentarios: