sábado, 18 de febrero de 2012

IU quiere que el Gobierno facilite darse de baja de la Iglesia católica

IU quiere que el Gobierno facilite los trámites para que quien lo desee pueda darse de baja en la Iglesia católica o en otra religión de una manera ágil y sencilla, y para ello presentará una iniciativa para su debate en el Congreso.

Madrid, 13 feb.- IU quiere que el Gobierno facilite los trámites para que quien lo desee pueda darse de baja en la Iglesia católica o en otra religión de una manera ágil y sencilla, y para ello presentará una iniciativa para su debate en el Congreso.

Fuentes de IU han señalado a Efe que esta fuerza política busca recabar el apoyo parlamentario para que el Ejecutivo posibilite la apostasía, un derecho que reconoce la Constitución pero que en la práctica se topa con las "trabas" que pone la Iglesia y lo hace casi inviable.

Según las mismas fuentes, el primer paso que hay que dar para renunciar al catolicismo es solicitar la partida de bautismo en la parroquia donde se celebró el sacramento, una petición que se tiene que plantear de manera "engañosa" y ocultar su finalidad porque si se desvela lo más probable es que "hagan oídos sordos".

Después, de acuerdo con las mismas explicaciones, hay que dirigir un escrito al Arzobispado con toda la documentación que se requiere y esperar a que éste se pronuncie. Un proceso "largo y dificultoso", que acaba desanimando a quienes lo intentan y, además, no garantiza que acabe fructificando.

La iniciativa legislativa de IU se suma a otra similar, ya presentada en la Cámara Baja y recuperada de la legislatura anterior, que no llegó a debatirse.

La proposición, que se discutirá en la Comisión de Justicia, pide que el Gobierno estudie las reformas legales que permitan el abandono voluntario y expreso de la fe católica o de otras confesiones de una forma rápida y "con garantías".

De tal modo, IU reclama que esta renuncia conste de manera expresa y que se supriman los datos personales que obren en sus registros.

Las confesiones religiosas, como consta en el texto de la proposición, se resisten a borrar estos datos porque gracias a los registros de bautismo hacen aumentar "artificiosamente" su número de fieles en determinadas estadísticas con el fin de lograr "mayores privilegios sociales y económicos.

Izquierda Unida no ceja en su empeño de conseguir derribar los obstáculos a la aplicación de un derecho que reconoce la Constitución y la Ley de Libertad Religiosa de 1980, pero si no lo consiguió en las dos legislaturas anteriores, con un gobierno socialista, las probabilidades de hacerlo con una mayoría arrolladora del PP son remotas.

(vía noticias.lainformacion.com)

No hay comentarios: