jueves, 29 de marzo de 2012

Con la visita, afloran los rumores sobre la conversión de Fidel

Afirman que en los últimos tiempos se habría acercado a la religión; fue excomulgado en 1962

El papa Benedicto XVI y el presidente cubano, Raúl Castro, participan en una ceremonia protocolar en el Palacio de la Revolución de La Habana (Cuba). Foto: EFE

LA HABANA (De una enviada especial).- Son sólo especulaciones. Pero en medio del histórico peregrinaje del Papa a esta isla, vuelve a aflorar la versión sobre una hipotética conversión al catolicismo del anciano y enfermo "líder máximo", Fidel Castro. Después de una vida de ateo militante, la conversión del "barbudo" -un hombre que ha dominado por más de 50 años la vida de los cubanos- podría ser el mejor "regalo" de la visita de Benedicto XVI.

"Fidel ya casi no tiene fuerzas. Sus mismas exhortaciones en el diario Granma han disminuido. Sabemos que en los últimos tiempos se acercó mucho a la religión y a Dios", rumorean voces informadas.

Fidel fue excomulgado por Juan XXIII el 3 de enero de 1962, en una sanción que entonces se les aplicaba "automáticamente" a los que profesaban el comunismo. Pero es bien sabido que el líder cubano fue educado por los jesuitas, de quienes heredó un gran sentido de religiosidad. "Fidel es hijo de gallegos, su madre era muy devota y tuvo una relación muy especial con un padre jesuita, Armando Llorente, que murió hace dos años en el exilio, en Miami. Fue educado en el mundo católico y era muy piadoso de chico. Su hermana menor va a la iglesia todos los domingos. Es cierto que tuvo una gran atracción por el mundo católico", admitió a La Nacion un prelado, que sin embargo confesó no tener elementos para hablar de una conversión. Algo que, de confirmarse, sería como una bomba para un país que se considera uno de los últimos bastiones del comunismo, que en 1961 expulsó a un centenar de sacerdotes, ocupó iglesias y que hasta la década del 90 se proclamaba ateo en la Constitución.

Lo cierto es que su hija Alina -que vive en Miami y está enfrentada con él y con el régimen- causó gran clamor en 2006 cuando habló en una entrevista con el Corriere della Sera del acercamiento de su padre a Dios, en momentos en que Fidel cedió el poder por sus problemas de salud.

"En los últimos tiempos Fidel se acercó a la religión. Ha vuelto a descubrir a Jesús en el umbral de la muerte, algo que no me sorprende porque papá fue educado por los jesuitas", dijo Alina. "No sé si le tiene miedo a la muerte. Pero estoy convencida de que hoy está más interesado en la suerte de su alma que en el futuro de Cuba", agregó.

Fidel tiene 85 años , la misma edad que el Papa cumplirá el 16 de abril. El histórico líder cubano, que tuvo gran sintonía con Juan Pablo II en la visita de 1998, considera a Benedicto XVI "una buena persona". Hace algunos años, durante una visita a Cuba del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, el "comandante" dijo que el papa alemán tenía "cara de ángel".

Imposible saber si, con la visita del Papa, podrá darse una conversión del revolucionario y ateo Fidel, un hecho demasiado íntimo -y virtual secreto de Estado- como para ser ventilado. Se sabe que el líder máximo, que tuvo una relación amor-odio con la religión católica, una vez dijo que la Biblia era su libro favorito.

Hace unos años, dos famosos teólogos de la liberación brasileños, Frei Betto y Leonardo Boff, amigos de Fidel, confirmaron su interés en la religión. Contaron que viajaron muchas veces a Cuba para discutir de teología con él, que hasta les pidió que estuvieran con él en la hora de su muerte. "Obviamente sería un escándalo si Fidel admitiera públicamente ser un creyente", comentó Boff en una vieja entrevista, en la que también destacó: "Fidel nunca dijo que era ateo. Y en mi opinión, no lo es".

Boff, que pasó 15 días de vacaciones con Castro en la década del 90, contó que Fidel le dijo que estaba convencido de que "ninguna revolución puede triunfar en América latina sin un elemento religioso".

(vía lanacion.com.ar)

No hay comentarios: