sábado, 5 de mayo de 2012

Los locales de culto con aforo menor a 300 personas podrán abrir sin permiso

Los locales de culto con aforo inferior a 300 personas podrán abrir en el País Vasco sin la autorización previa de los ayuntamientos, aunque éstos sí que vigilarán que cumplan todos los requisitos municipales una vez en funcionamiento.

Esta novedad se recoge en el anteproyecto de Ley sobre Centros de Culto que está ultimando el Gobierno vasco y que ha sido dado a conocer en una comparecencia de prensa por la consejera de Justicia, Idioa Mendia.

Junto con Mendia, ha comparecido también el responsable del Gabinete de Prospección Sociológica del Ejecutivo autonómico, Víctor Urrutia, quien ha dado a conocer un estudio sobre la diversidad y la tolerancia religiosa en Euskadi, elaborado en el contexto de redacción del citado proyecto de ley.

Desde que se iniciaron los trabajos para contar con esta nueva normativa, representantes del Departamento de Mendia se han reunido con colectivos de distintas confesiones residentes en el País Vasco, así como con responsables institucionales y han analizado todas sus alegaciones.

La principal novedad que se introduce en el texto es la incorporación de la Directiva Europea de Servicios, según la cual, no será necesario como hasta ahora que las personas que quieran abrir un local de culto con capacidad inferior a 300 personas tengan que contar con un permiso previo del ayuntamiento correspondiente.

Bastará con la "declaración responsable" de los ciudadanos que planteen la apertura, en la que aseguren que cumplen con todos los requisitos de las ordenanzas municipales para que pueden ponerla en marcha.

No obstante, una vez que esté funcionando, el consistorio tendrá que inspeccionar si efectivamente respeta las normas municipales. De no hacerlo, podrá proceder a su clausura o imponer las sanciones que en su caso correspondan.

Mendia también ha explicado que el proyecto de ley no incluirá ya la obligación de los ayuntamientos de reservar suelo para cementerios de distintas religiones, ya que éstos han mostrado que esa gestión sería "complicada".

La consejera ha señalado que este proyecto está inspirado en la necesidad de recoger de una manera práctica el derecho a ejercer la libertad de culto.

Según el estudio elaborado por el Gobierno vasco, el 2% de los residentes en Euskadi profesan religiones distintas a la católica, aunque el 40% de la población cree que las personas que siguen credos diferentes son muchas más.

El 70% de los sondeados se considera católico y el 25% ateo, agnóstico o no creyente.

Por su parte, el 70% de los preguntados apoya que todos los cultos puedan tener sus templos en Euskadi y un 63% apuesta por que el Gobierno vasco regule su instalación.

Asimismo, a la mayoría de las personas entrevistadas (el 78%) no les molestaría tener como vecinos a personas creyentes en otras religiones, aunque el rechazo es mayor si se trata de musulmanes (16%) o de testigos de Jehová (14%).

Además, casi la mitad opina que la población inmigrante tiene bastantes o muchas facilidades para practicar su religión en el País Vasco. Sólo el 8% rechaza la presencia de otras religiones en Euskadi. Por su parte, seis de cada diez preguntados indica que las instituciones publicas deben actuar por igual con todas la religiones y tres de cada diez que deben dar una trato preferente a la Iglesia Católica.

(vía elmundo.es)

No hay comentarios: