lunes, 21 de mayo de 2012

Rechazan 100 mil yucatecos culto religioso

MÉRIDA, Yuc.- De acuerdo con el Inegi, el 5 por ciento de la población ha señalado no profesar ninguna creencia divina.

Noemí Mayorga/SIPSE

MÉRIDA, Yuc.- De acuerdo con la Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática (Inegi), existen en Yucatán 103 Asociaciones Religiosas y cerca de 580 Ministros de Culto; sin embargo, casi 100 mil yucatecos no profesan ninguna religión.

Cuando el jefe de familia no practica ningún culto, el 56.8 por ciento de los integrantes de ese hogar comparten la postura y la replican, ya que únicamente el 28.2 por ciento de las parejas en donde alguno de los miembros no profesa religión celebran una unión de este tipo.

-La mala educación y formación en casa provoca que los niños y jóvenes, obligados a seguir una religión, desarrollen una fobia o repudio hasta que deciden dejar de creer, por eso existen muchos que se dicen ateos, de los cuales la gran mayoría simplemente están confundidos-  dijo el Pbro. José Bernabé Cobá Collí.

Además, la proliferación de agrupaciones religiosas y el desarraigo familiar pueden propiciar que la fe y la creencia en un ser divino cada vez sea menos importante para el yucateco, hecho que, según la Iglesia Católica, propiciaría que la sociedad avance hacia una vida materialista y sin sentido.

Según la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), uno de los factores del aumento de ateos en el país y la proliferación de sectas se debe a que alrededor de nueve millones de prepúberes y adolescentes, de 12 a 19 años de edad, tienen acceso regular a la web.
Se calcula que cuatro de cada 10 usuarios acceden a portales de sectas sin supervisión paterna, propiciando la confusión y el abandono de la creencia o tradición religiosa heredada.

-La falta de creencia tiene que ver con el desarrollo de la inteligencia, mientras el ser humano encuentra certezas a las interrogantes que se plantea, entra en un proceso de secularización-  agregó Irving Gamaliel Berlín Villafaña, investigador y antropólogo social.
Agregó que estas personas no necesitan de una iglesia o religión que les ofrezca soluciones o respuestas, pues ya no buscan en espacios mitológicos certezas, lo que propicia que el mundo divino se pierda.

Aunque el Estado se erige como importante participante en materia religiosa, con más de un millón 554 mil católicos y 211 mil protestantes, el 5 por ciento de la población ha señalado no profesar ninguna creencia divina.

Para captar a ese número de personas, las agrupaciones religiosas se han incrementado, tan sólo la Protestante cuenta con más de 211 mil seguidores, de los cuales 55 mil 628 son seguidores de la Asociación Protestante Histórica o Reformada, que incluye a los Bautistas, a la Iglesia de Nazareno, la Metodista y los Presbiterianos.

Además, se deslinda la Pentecostal Cristiana Evangélica, con 155 mil 481 seguidores, de los cuales 53 mil 283 son únicamente pentecostales y 102 mil 198 son Cristianos y evangélicos sin sustento actual pentecostal, entre los que se encuentra la Iglesia del Dios Vivo, Columna y apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo, con dos mil 68 adeptos y otras cristianas y evangélicas que suman 100 mil 130 seguidores.

Actualmente, 62 mil 673 yucatecos pertenecen a una agrupación bíblica diferente de la evangélica, de los cuales 16 mil 175 son Adventistas del Séptimo Día; 10 mil 547, a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Díaz,  y 35 mil 951 son Testigos de Jehová.

Laguna legal facilita accionar de sectarios

Además de la Iglesia Católica, existen redes nacionales e internacionales que apoyan a víctimas de sectas, como los Ravics y Defensores de Cristo que operan en el norte del país; en contraste, en el sureste no existe ninguna asociación civil o gubernamental que atienda esta problemática.En

México existen poco más de 100 sectas religiosas, muchas de ellas con presencia en Yucatán, en donde no hay instancia alguna que atienda a la población afectada por estos grupos.

La Comisión de Derechos Humanos de Yucatán no ha registrado denuncias relacionadas con sectas, mientras que la Fiscalía atendió en 2011 un caso único que, debido a su gravedad, se tipificó como  tal, aunque la legislación no reconoce estos delitos.
-No se tienen contemplados los delitos por sectas religiosas, normalmente corren como fraudes, pero el año pasado tuvimos un caso en donde un grupo que practica vudú tenía bajo amenaza a varias personas e intentaron llevarse a una niña, afortunadamente dos mujeres los denunciaron a tiempo- dijo Alberto Rodríguez Interían, titular de Comunicación Social de la Fiscalía General del Estado.

Aunque no se reconoce el delito por sectas, la gravedad del asunto requirió que la Fiscalía lo tipificara como perpetuado por una congregación religiosa.

A raíz de ese incidente, las violaciones que se han presentado van relacionadas con el fraude, y es así como son registradas. -En el interior

del Estado proliferan los yerberos y curanderos, sus extorsiones se tipifican como fraude- agregó.

En 2011 la Fiscalía registró 25 extorsiones y 24 delitos por estupro, no se conoce cuántos de éstos estuvieron relacionados con actividades perpetradas por sectas religiosas.

-Sabemos que están y existen, la mayoría de sus delitos son la extorsión o fraude y así los tipificamos, no podemos asignar títulos que no existen legalmente, por lo tanto no podemos contabilizar qué tan grave es el problema-  finalizó.

Existen importantes redes para combatir el problema, pero no hay ninguna en Yucatán. La Red de Apoyo para Víctimas de Sectas Religiosas es una organización internacional que opera con un equipo de abogados y psicólogos, que ayudan a las víctimas en Latinoamérica; el contacto es vía internet.

Ideas supersticiosas

tLas sectas religiosas buscan a los débiles emocionales, con ideas supersticiosas y baja autoestima, problemáticas comunes entre la población yucateca, que ha propiciado la proliferación de estas agrupaciones.

De acuerdo con el psicólogo Javier Reynal García Maldonado, que está al servicio de las personas que acuden a la parroquia de Cristo Rey, todos los días reciben a gente con problemas variados, entre los que se encuentran los relacionados con otras religiones, que, según comentó, se han incrementado en Yucatán en los últimos años.S

eñaló que la estrategia de las sectas va dirigida a ofrecer soluciones rápidas que sanen heridas emocionales del pasado -las mujeres son más vulnerables a la deformación religiosa, los problemas personales las orillan unirse a estas agrupaciones en la búsqueda del sentido de su vida- dijo.

Control, persuación y engaño

En la actualidad, no existen instituciones que orienten a las personas que han sido víctimas de agrupaciones religiosas o han sido extorsionadas, por eso es nuestra tarea orientarlas y apoyarlas en el proceso de la sanación espiritual.
Mari Quintana Martín, Ministra de Sanación.

"Instituciones como la Comisión de Derechos Humanos y la Fiscalía del Estado deberían dar información clara y concreta a la población sobre el riesgo de unirse a sectas religiosas".

La gente es manipulable, por lo que se requiere una organismo bien estructurado para que atienda este problema.

Javier Reynal García Maldonado, psicólogo y maestro en psicoterapia humanista.

(vía sipse.com)

No hay comentarios: