viernes, 20 de julio de 2012

Musulmanes piden que se normalice su religión y que se les facilite el trabajo en el Ramadán, que comienza este viernes

Sierra, Pérez, El Qadi, Benjelloun y Rosique

Foto: EUROPA PRESS

Ponen en marcha una campaña de mezquitas abiertas para que los vecinos puedan acercarse y ver la práctica de esta religión
MURCIA (EUROPA PRESS)

   El presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, Mounir Benjelloun, ha afirmado este jueves que la sociedad "no llega a entender las costumbres y religiones islamistas"; un desconocimiento que, a su juicio, "puede generar algún problema". En ese sentido, ha pedido que se "normalice" el Islam en el conjunto español, puesto que "se puede convivir con el Ramadán".

   Así lo ha manifestado durante la presentación del estudio denominado 'Seguridad y salud laboral entre la población musulmana en la Región de Murcia durante el periodo de Ramadán', basado en un informe cualitativo con entrevistas personales a 18 responsables de empresas y organismos intermedios, técnicos de prevención laboral y miembros de entidades islámicas de la Región, elaborado por Consultores CSA y encargado por la Asociación de Entidades Acreditadas como Servicios de Prevención de la Región (Aspramur).

   Precisamente, se tiene previsto que este viernes comience el Ramadán, hasta el 19 de agosto. En Murcia, según este estudio, la población musulmana referida a personas de nacionalidad marroquí y argelina representan el 5 por ciento de la población regional.

   De esta forma, casi 71.000 marroquíes y más de 2.900 argelinos viven en esta Comunidad, donde se constata que en 13 municipios suponen entre el 5 y el 10 por ciento de su población y en tres localidades representan más del 10 por ciento (Fuente Álamo, San Javier y Torre Pacheco).

   Del estudio se desprende, según concluye Javier Sierra, el técnico responsable del mismo, que la población musulmana en la Región ha ido creciendo, al pasar de 31.133 en 2003 a 70.874 el pasado año. De ahí, ha manifestado, la relevancia de dicho estudio, "por tratarte del primero sobre los riesgos laborales en época de Ramadán específico en toda España".

CONSECUENCIAS DEL RAMADÁN EN LOS TRABAJADORES

   Al respecto, Sierra ha hecho referencia a las consecuencias de la práctica del Ramadán en la población trabajadora, ya que "aunque no hay accidentes graves originados exclusivamente por ello, sí se producen desmayos y lipotimias".

   No obstante, se parte de la base de que precisamente en época del Ramadán "se produce un descenso en el número de accidentes laborales". Ello se debe, según apunta Sierra, a la "posible existencia de accidentes que no hayan sido comunicados, al disfrute de las vacaciones de personas en situación de alta y al paralelismo entre las variaciones de la siniestralidad total de trabajadores y de los de nacionalidad marroquí".

   El director del Instituto de Seguridad y Salud Laboral (ISSL), Tomás Pérez, ha comentado que el riesgo del calor "no afecta sólo a los musulmanes, sino a todos los trabajadores de Murcia", tras lo que ha destacado el convenio agrícola que se firmó y la lucha contra los posibles riesgos por los golpes de calor, "para que los empleados estén en situaciones adecuadas a la realización de la actividad".

   Un dato que se pone de relieve en la estadística de accidentes con baja en jornada de trabajo correspondiente a 2009-2011 y en el índice de incidencia, en donde en ningún caso se supera el promedio de accidentes por cada 100.000 trabajadores, situado en 261,4, 259,4 y 267,2 en 2009, 2010 y 2011, respectivamente, cuando el Ramadán cayó en los meses de agosto y septiembre, "cuando más calor hace", dice Sierra.

   El estudio señala también los riesgos señalados durante el Ramadán, donde se tiene mayor propensión a sufrir cansancio, desmayos, dolores de cabeza, debilidad, deshidratación, golpes de calor y lipotimias, entre otras cosas.

   Por ello, se requiere de una conciliación de intereses entre la práctica religiosa, los derechos del resto de trabajadores y los intereses empresariales, un extremo al que se han adherido las distintas comunidades de musulmanes que han participado en la presentación de esta trabajo.

   Como barreras a la conciliación se detecta la falta de acercamiento de posturas religiosas y empresariales por ambas partes y resistencia al cambio, así como la coincidencia del Ramadán en épocas de mayor producción agrícola para determinados productos y de mayor calor, el idioma y la falta de cultura preventiva en materia de prevención de riesgos laborales.

   En concreto, las empresas perciben una inseguridad jurídica por la posible responsabilidad ante los incumplimientos de la normativa en este sentido y la posible insatisfacción laboral de parte de la plantilla no musulmana por las consecuencias de actuaciones de conciliación religiosa. Mientras que los empleados sienten desinterés de algunas en empresas por la materia, falta de voluntad de éstas para permitir una mejor conciliación y el desconocimiento de la religión.

"INTEGRACIÓN DE TODAS LAS CULTURAS"

   Al hilo, Mounir, de la Federación Española de Entidades Religosas Islámicas, ha resaltado que en los últimos años España "ha conocido una transformación considerable, ya que no es aquel país católico, sino que hay muchas confesiones", considerando por ello que "es momento para la convivencia con todas las confesiones y la integración de todas las culturas".

   Mounir ha asegurado que tomará en consideración las conclusiones de este estudio, ya que "estamos abiertos a trabajar en cualquier caso para evitar confusiones", aunque ha sacado a colación el convenio firmado en 1992, donde en uno de sus artículos se habla de "un mecanismo para normalizar el Islam pero la sociedad no llega a entender las costumbres y la religión islámica". "No hay que tratar a los musulmanes como inmigrantes, dado que son ciudadanos nacionalizados en España o españoles y tienen el derecho a ejercer la ciudadanía".

   Por su parte, el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Murcia (UCID-Murcia), Mohamed Reda El Qadi, ha apuntado a que la falta de conocimiento de esta religión "es nuestra, porque no nos damos a conocer".

   Por ello, han puesto en marcha una campaña de mezquitas abiertas al objeto de que los vecinos puedan acercarse a las mismas y vean "cómo practicamos nuestra religión, sin tapujos", invitándolos a te y galletas.

   En cuanto a las demandas, ha pedido que "se compense el trabajo", ya que una jornada partida es más rentable para ellos en época del Ramadán.

   Igualmente, ha resaltado la necesidad de contar con cementerios para musulmanes "porque es un derecho constitucional" y un local donde poder dar clases de español a musulmanes, ya que "el hombre está todo el día trabajando y la mujer se tiene que comunicar".

PROPUESTAS DEL ESTUDIO

   Sierra ha comentado que entre las propuestas de este estudio se encuentra el entendimiento y la predisposición a pequeña escala, con la consiguiente corresponsabilidad de empresarios y trabajadores, transformar las diferencias en ventajas --si no cae el Ramadán en los meses de verano, los musulmanes pueden pedir vacaciones en otra época del año--, y el establecimiento de un marco de seguridad jurídica para empresas y trabajadores.

    Además de la difusión del conocimiento del Ramadán, hacer coincidir el periodo de vacaciones y facilitar permisos en ente periodo, modificar el horario de la jornada laboral, disposición de instalaciones con habilitación de espacios adaptados, el reparto o la modificación de la carga de trabajo, formar a grupos de trabajo homogéneos en idioma y costumbres y una mayor observancia de las recomendaciones respecto al golpe de calor.

(vía europapress.es)

No hay comentarios: