viernes, 9 de noviembre de 2012

Lo que rige la vida no cabe en la religión

La Filosofía ha generado una serie de principios fundamentales que no son otra cosa que la explicitación verbal de algo que rige la propia vida de los humanos.

Principio de "no contradicción": Es imposible que una cosa sea y no sea al mismo tiempo y en el mismo sentido.

Principio de "causalidad": No hay efecto sin causa.

Principio de "inteligibilidad": Nada hay sin razón suficiente.

Principio de "moralidad": Ha de hacerse el bien y no el mal.

Principio de "finalidad": Todo agente obra por un fin. Etcétera.

La filosofía no es una ciencia tan abstrusa como vulgarmente se dice. Los principios anteriores "parecen" principios elementales, de sentido común. Son filosofía pero rigen los hechos y el pensamiento y, menos de lo que fuera deseable las creencias.

Es otra forma de "pensar", la de aplicar los principios fundamentales de la filosofía a todo lo que sucede y nos sucede, principalmente a lo que no se encuentra explicación.

Por esa vía deberían caer multitud de vagas suposiciones, causas y efectos sin sentido, ingenuidades tenidas como verdades, creencias "porque sí", imposiciones doctrinales, etc.

Sucede que aquello por lo que se rige la vida, no cabe en la superstición, sea la que sea. En la religión no hay sitio para el hombre.

Algo admitido por todos –-doctrina incluso recogida en alguna encíclica--es que la persona es sujeto de sus actos, libre, inteligente, con capacidad para aprender y generar verdades.

Lo que suelen predicar para “el hombre” en general o admitir para determinadas situaciones, no parece servir para la creencia: el hombre es "objeto" de salvación y de adoctrinamiento; la persona se convierte en "esclavo" de ritos y prácticas y mandamientos sin sentido racional; debe admitir "porque sí" ciertas "verdades" que ni se pueden entender ni razonar y, por supuesto, ni discutir...

La razón no encuentra sitio en las creencias para dignificar la existencia del hombre como persona.

(vía blogs.periodistadigital.com)

No hay comentarios: