domingo, 30 de diciembre de 2012

Apenas el 12,2% de los argentinos no tiene religión

Así surge de un relevamiento realizado por el Foro Pew. El Conicet concluyó que los no religiosos que viven en Buenos Aires duplican a los del resto del país.

Reducción. La tradicional procesión del Cristo de la Buena Muerte tiene convocatoria nacional (La Voz/Archivo).

Reducción. La tradicional procesión del Cristo de la Buena Muerte tiene convocatoria nacional (La Voz/Archivo).

Las cifras sobre Argentina incluidas en el relevamiento del Foro Pew sobre Religión y Vida Pública corresponden a una encuesta de la corporación 
Latinobarómetro de 2008, y ubican en el 12,2 por ciento el porcentaje de personas irreligiosas.

Justamente en ese año se realizó una encuesta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), dirigida por el sociólogo Fortunato Mallimaci, en la cual se estableció que el 11,3 por ciento de los argentinos no cree en ningún tipo de dios.

El segundo grupo. Si estos porcentajes se mantuvieran hasta hoy, colocarían al grupo de los irreligiosos argentinos varios puntos por debajo de la medición internacional. De cualquier manera, ambas cifras sobre creencias y actitudes religiosas de los argentinos determinan que los no religiosos ya constituyen el segundo grupo detrás de la mayoría católica, que supera el 85 por ciento de la población.

El número de personas irreligiosas aumenta considerablemente en la ciudad de Buenos Aires, donde se duplicaba según la encuesta del Conicet, lo mismo que en otros de los principales centros urbanos del país.

El grupo de los indiferentes a la religión aumentaba de manera considerable entre los menores de 30 años, donde el porcentaje alcanzaba el 17,2 por ciento, y disminuía entre los mayores de 65, donde apenas un 7,1 declaraba ser una persona no religiosa.

Un factor que influía en el porcentaje era el nivel educativo. Entre quienes habían alcanzado nivel universitario, los irreligiosos superaban el 17 por ciento, mientras que entre quienes sólo llegaron a la escuela primaria, apenas había un 10 por ciento de personas sin religión.

En el informe del Foro Pew conocido esta semana, Argentina es mencionada como uno de los 10 países del mundo con mayor cantidad de población religiosa judía, ya que ocupa el octavo lugar en la lista luego de países como Estados Unidos, Israel y Canadá.

Apostasía. Los opositores a la militancia religiosa tienen sus adeptos y, a menudo, realizan manifestaciones públicas en diferentes puntos del país.

Apostasía. Los opositores a la militancia religiosa tienen sus adeptos y, a menudo, realizan manifestaciones públicas en diferentes puntos del país.

Pocas restricciones. En otro informe del mismo centro de investigación, dedicado a las restricciones que enfrentan los ciudadanos de los países del mundo vinculadas con la religión, publicado hace tres meses, se señala que Argentina integra el grupo de los países con menores restricciones.

El trabajo menciona que Argentina es un país donde la Constitución garantiza la libertad de culto, aunque al mismo tiempo incluye estipulaciones que contradicen de alguna manera ese apartado, al privilegiar a un culto religioso en particular.

Argentina, además, es un país que permite ingresar y predicar a los misioneros extranjeros, que no regula ni prohíbe el uso de vestimentas vinculadas a cultos, que tiene un área de gobierno dedicada especialmente al tema religioso (la Secretaría de Culto de la Nación) y una administración nacional que no califica como “sectas” o “grupos peligrosos” a algunos cultos en particular.

El mismo Foro señala que Argentina privilegia y apoya económicamente a un culto en particular (la Iglesia Católica) y además destina fondos a colegios religiosos, y solventa actividades religiosas de ese mismo culto.

Además, se señala que hay personas en el país que continúan siendo hostigadas por su pertenencia a determinados grupos religiosos, si bien Argentina goza de las situaciones de no sufrir actos de terrorismo y violencia vinculados con cuestiones de religión y de que las mujeres no son agredidas para obligarlas a cumplir con preceptos de tipo religioso, como ocurre en otros países.

Los indiferentes. De acuerdo con el estudio realizado por el Conicet, las personas indiferentes a la religión son mayoría en la franja etaria que se ubica por debajo de los 30 años.

(vía lavoz.com.ar)

No hay comentarios: