lunes, 11 de marzo de 2013

Maestra atea presenta millonaria demanda

Por Francisco Rodríguez-Burns

La situación laboral de la educadora se agravó cuando rehusó recaudar fondos.

A través del Tribunal Federal, una maestra demandó al Departamento de Educación. (Archivo)

Una maestra entabló una demanda en el Tribunal Federal contra el Departamento de Educación, entre otros individuos y entidades, por un aparente patrón de hostigamiento que involucró su ateísmo, su negación a violar reglamentos que prohíben a los educadores recaudar fondos y otros asuntos relacionados con un ambiente hostil de trabajo que aparentemente fue fomentado por estudiantes, padres y supervisores.

La demandante, Madelaine Rivera, quien es representada por las abogadas Lilliam E. Mendoza Toro y Melissa Figueroa del Valle, reclama cerca de $12 millones en daños por un patrón de hostigamiento que inició luego que la educadora supuestamente se negara a recaudar fondos para la graduación de sus estudiantes de sexto grado en la escuela Manuel Cepero, en Trujillo Alto.

A pesar de que Rivera inicialmente contaba con excelentes evaluaciones, su situación laboral en el plantel se agravó significativamente por no haber hecho la colecta y desembocó en que estudiantes, padres y funcionarios la cuestionaran por no creer en Dios.

El patrón de hostigamiento en la escuela Manuel Cepero se pudo haber extendido entre abril de 2011 y agosto de 2012, cuando fue trasladada a otra escuela. Antes de su traslado, pasó un tiempo en las oficinas administrativas de Educación, donde no se le asignaron funciones. En el primer plantel, la maestra presuntamente fue insultada por padres y estudiantes; la situación llegó al extremo de que un alumno le lanzó un refresco. Luego de reportarse este incidente, padres realizaron un piquete para manifestarse en contra de ella.

Por otro lado, en las oficinas de Educación, la maestra expresó que estuvo expuesta a oraciones y lecturas de la Biblia durante reuniones.

La educadora también confrontó otros problemas con otro director de otra escuela cuando fue ubicada en un salón de primer grado que requería ser más pequeño, ya que se atendían estudiantes de educación especial.

Recientemente, también se anunció que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) demandó por un supuesto patrón de hostigamiento contra un agente que se negó a participar de las oraciones que se efectúan en la Policía durante reuniones y eventos oficiales.

(vía primerahora.com)

No hay comentarios: