miércoles, 3 de abril de 2013

Un tribunal de Arabia Saudí sentencia que dejen paralítico a un joven de 24 años

Cuando tenía 14 años Ali Al Khawahir apuñaló a un compañero y le dejó hemipléjico. Se podrá librar de la parálisis si abona a su víctima 211.000 euros

El príncipe heredero saudí, Salman bin Abdelaziz, el pasado martes. / EFE

Ali Al Khawahir, de 24 años, ha sido condenado por un tribunal saudí de Al Ahsa, en la costa este del país, a ser paralizado de cintura para abajo por haber apuñalado a un amigo cuando él tenía 14 años provocándole una hemiplejia que le causa impotencia. Desde entonces Ali está encarcelado y no pudo asistir al entierro de su padre.

El reo podría salvarse de la parálisis si logra indemnizar en breve a su víctima con un millón de riales (211.000 euros), una cantidad que su madre, de 60 años, ha intentado recaudar sin conseguirlo por ahora, según contó la mujer al diario Al Hayat. La víctima pidió inicialmente dos millones de riales, pero ahora ha rebajado su exigencia.

“Han transcurrido diez años con muchas noches de insomnio”, recordaba la madre del joven preso. “Mi pelo encaneció a una edad temprana a causa de los apuros de mi hijo”, añadió. “Estoy aterrorizado cuando pienso en la suerte de mi hijo que será paralizado”.

El tribunal no precisó como se deberá aplicar su veredicto si el joven no paga la indemnización, pero se sospecha que la médula espinal sería seccionada. La lesión provocada suprime los movimientos voluntarios y la sensibilidad por debajo de la cintura y suele conllevar un mal funcionamiento de la vejiga, de los intestinos y del aparato genital.

Amnistía Internacional publicó hoy, martes, un comunicado en el que tacha de “indignante” la sentencia y pide que no se ejecute como sucedió en 2010 con un veredicto similar. Recuerda que su aplicación supondría una violación de la Convención contra la Tortura de la ONU firmada por Arabia Saudí.

Las llamadas sentencias de “ojo por ojo, diente por diente” no son frecuentes en Arabia Saudí cuya justicia aplica la sharia (ley islámica) de forma rigorista. Estos veredictos, también llamados de “represalias idénticas”, pueden consistir en la extracción de un ojo, de muelas o la ejecución del reo si este es el autor de un homicidio. La víctima o, si esta ha fallecido, sus familiares tienen tres opciones: pedir que se aplique el castigo; obtener una indemnización económica que ellos mismos establecen o perdonar al agresor.

El 13 de marzo siete hombres que, aparentemente, habían confesado la autoría de varios robos a mano armada fueron fusilados en Arabia Saudí.

(vía internacional.elpais.com)

No hay comentarios: