miércoles, 17 de septiembre de 2014

Iglesia oriental pide una fatua que condene al EI

Los bombardeos no son una buena solución para luchar contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) porque pueden acabar con vidas inocentes de civiles, estimaron hoy altos responsables de la Iglesia Católica de Oriente, quienes, sin embargo, pidieron más implicación de los países árabes.

"Los bombardeos son muy peligrosos porque pueden acabar con vidas inocentes. Los bombardeos son ciegos y no son la solución", manifestó en rueda de prensa en Ginebra Louis Raphaël I Sako, patriarca de la Iglesia Católica Caldeana, en respuesta a una pregunta sobre los bombardeos estadounidenses contra posiciones del EI en Irak.

"Lo que sí que necesitamos son más tropas sobre el terreno. Y estas tropas deberían pertenecer a los países árabes. Ellos conocen la lengua, la cultura, necesitamos una coalición árabe para acabar con la amenaza del EI", agregó Sako.

El patriarca junto a otros colegas participará hoy de un evento paralelo a la sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que se tratará de la situación de los cristianos de Oriente tras el avance de las fuerzas yihadistas en Irak.

"La Liga Árabe podría hacer algo. La primera responsabilidad de este conflicto debería recaer en los países árabes", agregó.

El patriarca no sólo solicitó ayuda militar de los países árabes, sino también apoyo moral explícito y pidió que la jerarquía musulmana de cada país deje claro su rechazo al extremismo del EI.

"Necesitamos una fatua (edicto religioso) en la que se condenen los actos del EI, que dice actuar en una guerra santa. Estoy decepcionado de las voces tímidas que hasta ahora se han elevado para condenar lo que ocurre", expresó.

Según explicó Sako, residente en Bagdad, antes de la ofensiva de los yihadistas, había en Irak un millón y medio de cristianos, y actualmente hay menos de 500.000.

La gran mayoría han huido a los países vecinos y "sólo en Bagdad hay 50.000 listos para partir en cuanto puedan", advirtió el patriarca.

"Lo que está ocurriendo en Irak es un genocidio", afirmó a su vez Yousif Yunan, patriarca de la Iglesia Católica Siria de Antioquia, que vive actualmente en el Líbano.

Yunan explicó que las persecuciones que sufren los cristianos actualmente no son más que la plasmación más radical de lo que ha ocurrido en Oriente Medio en el último siglo: el intento de echarlos de una tierra en la que han vivido durante dos mil años.

"Esto ha ocurrido paulatinamente en el último siglo. Hace 30 años, el 20 por ciento de la población siria eran cristianos y ahora son un 8 por ciento. Esto se debe a que ha habido un confusión entre Estado y religión. Y sólo la religión musulmana es considerada la verdadera. Entonces los cristianos se sienten de segunda clase", explicó Yunan.

Por ello, Yunan apeló porque se respeten los derechos humanos de todas las personas, sean de la religión que sean, y pidió ayuda a la comunidad internacional y a la ONU para detener las masacres de cristianos y otras minorías.

"Sentimos que a los cristianos se les ha abandonado a su suerte. Están frente a una lucha por la supervivencia y necesitan ayuda", concluyó.

(Uia RD/Agencias)

No hay comentarios: