martes, 18 de noviembre de 2014

Un Juzgado de Granada investiga a diez sacerdotes diocesanos por supuestos abusos sexuales

Imagen de archivo de un sacerdote anónimo.



AMINA NASSER


El Juzgado de Instrucción número 4 de Granada ha incoado diligencias de investigación penal contra diez sacerdotes diocesanos y dos seglares por supuestos abusos sexuales cometidos con menores en la última década. La investigación, que está bajo secreto de sumario, se inició a instancias de la Fiscalía Superior de Andalucía, que el pasado mes de septiembre abrió diligencias informativas e instó a la Fiscalía Provincial a denunciar los hechos.

La actuación del Ministerio Público tuvo su origen en la denuncia de un joven feligrés, presunta víctima de agresiones sexuales durante dos años. Según fuentes consultadas por andalucesdiario.es, la investigación judicial afecta a tres sacerdotes como presuntos autores de los abusos y a otros siete por encubrimiento, además de a dos seglares.

Las mismas fuentes han asegurado que el joven se decidió a denunciar los hechos primero ante el Vaticano y luego, ante la Fiscalía después de que el propio Papa Francisco lo llamara personalmente para interesarse por el caso de abusos sexuales.

Además del joven denunciante, al menos otros cuatro menores han sido víctimas de abusos sexuales por parte de los sacerdotes supuestamente pederastas. Paralelamente a las diligencias que sigue el Juzgado de Instrucción número 4, el Vaticano ha abierto una investigación después de instar al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, a esclarecer los hechos y a actuar con contundencia.

“El arzobispo ha tratado de tapar los hechos”, han señalado hoy a andalucesdiario.es fuentes cercanas a la Diócesis granadina. Según las mismas fuentes, el arzobispo sólo acudió a la Fiscalía para ofrecer su colaboración tras la denuncia formulada por la víctima principal y después de que la Santa Sede le ordenara investigar los abusos sexuales. Las fuentes consultadas han afirmado que el arzobispo se ha limitado a apartar del ejercicio público a tres sacerdotes, que han sido suspendidos ‘a divinis’, pero “ha colocado en esas responsabilidades a otros sacerdotes investigados por encubridores”.

El escándalo que afecta a la Diócesis de Granada será abordado hoy en la asamblea plenaria del Episcopado. Anoche, Religión Digital adelantó que el Vaticano investigaba un caso de abusos sexuales en una diócesis española, sin desvelar que era la de Granada. El mismo digital tampoco aludía a la investigación judicial pero narraba la llamada del Papa Francisco a la víctima principal para pedirle perdón por los abusos que sufrió.

TOLERANCIA CERO

El Arzobispado de Granada ha confirmado este lunes que ha adoptado medidas cautelares contra los sacerdotes acusados de abusos sexuales, a los que ha retirado del ejercicio del ministerio sacerdotal. En un comunicado, la Dióecesis asegura que ha seguido “estrictamente los principios de la disciplina de la Iglesia”, que mantiene “tolerancia cero con los abusos y con quienes los cometen”, presta “ayuda a las presuntas víctimas” y coopera “con las autoridades en el establecimiento de la verdad y la justicia, de forma que estas conductas aberrantes, que la Iglesia rechaza y condena, puedan evitarse y erradicarse”.

Según la Diócesis granadina, desde el momento en que tuvo noticia fehaciente de la acusación presentada ante la Santa Sede por un joven de Granada, el Arzobispado ha seguido “escrupulosamente el procedimiento previsto para estos casos por la disciplina canónica”. “Se han seguido los trámites establecidos en la misma para verificar si la mencionada acusación tenía verosimilitud”, afirma el comunicado, en el que el Arzobispado afirma haber enviado las conclusiones de su investigación preliminar a la Santa Sede al mismo tiempo que se ha puesto “a disposición de la autoridad judicial para colaborar en lo que fuese necesario, lo que ha venido haciendo hasta el momento”.

No hay comentarios: