martes, 20 de enero de 2015

El presidente egipcio da orden de prohibir todas las publicaciones ofensivas con la religión

El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi (dcha.), habla junto al...

El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi (dcha.), habla junto al Papa copto Tawadros II. EFE

FRANCISCO CARRIÓN Especial para EL MUNDO

Egipto toma precauciones ante la publicación este miércoles del nuevo número del semanario francés "Charlie Hebdo". El presidente y ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi ha dado la orden a su primer ministro Ibrahim Mehleb de prohibir la difusión de cualquier publicación extranjera ofensiva con la religión.

"Con el propósito de mantener el orden social, las publicaciones impresas en el extranjero pueden ser prohibidas en Egipto por orden del gabinete para impedir su republicación y difusión en el país", reza uno de los artículos del decreto presidencial incluido en el último boletín oficial del Estado egipcio, que afecta a la ley de 1936 que regula los medios de comunicación impresos en el país más poblado del mundo árabe.

El edicto precisa además que el Gobierno tiene la potestad de prohibir las publicaciones ofensivas con la religión o que promuevan contenidos eróticos "de un modo que puedan poner en riesgo la paz pública". El anuncio de Al Sisi se produce una semana después del ataque contra la sede parisina de "Charlie Hebdo", que segó una docena de vidas y justo el día en el que el semanario ha regresado a los quioscos con una portada en la que Mahoma aparece con un semblante triste. Una lágrima cae de su ojo izquierdo bajo el título "Tout est pardonné' (Todo perdonado)".

Urdidor del golpe de Estado que desalojó del poder a los Hermanos Musulmanes en julio de 2013, Al Sisi accedió a la presidencia egipcia el pasado junio. Desde entonces, el mariscal de campo --un devoto que ha llamado a reformar el islam- ha lanzado una campaña de moralidad pública en un intento de competir con el ideario ultraconservador de la Hermandad. Ateos y homosexuales se han situado en el punto de ira de una policía que ha llevado a cabo una brutal campaña de represión contra cualquier disidencia, cobrándose más de 3.000 vidas y encarcelando a más de 40.000 personas.

Los tribunales también han secundado la cruzada. El delito de ateísmo es desde hace décadas una arma útil para hostigar y aplastar al enemigo. El artículo 98 del actual Código Penal egipcio -enmendado en 2006 y usado para perseguir a opositores, cristianos y librepensadores durante la dictadura- establece entre seis meses y cinco años de prisión para quienes difundan "por escrito o cualquier otro medio, ideas extremas con el fin de incitar a la lucha, burlarse e insultar una religión o dañar la unidad nacional".

Uno de los casos más sonados de los últimos años es el del joven Albert Saber, ateo de familia cristiana. Fue condenado en 2012 a tres años de prisión por hacer apología del ateísmo, ofender a las religiones e insultar a los profetas. Huyó del país antes de que se hiciera pública el recurso presentada contra el veredicto. "Egipto es un estado religioso y represivo. El sistema controla a la gente y castiga a quien se rebela", declaró entonces a EL MUNDO Saber.

Sin ir más lejos, el pasado domingo una corte egipcia sentenció a tres años de prisión a un joven de 21 años por confesar su ateísmo en su página de Facebook. Su propio padre testificó contra él durante el proceso.

(vía elmundo.es)

No hay comentarios: