lunes, 9 de febrero de 2015

Inconstitucional el “bloqueo de buena fe”

Facultados el Departamento de Justicia y Ética Gubernamental para intervenir

Por Sandra Caquías Cruz

 (horizontal-x3)
El 'bloqueo de fe', en el que impactaron a alrededor de 800 conductores ocurrió el sábado 1 de febrero de 12:00 del mediodía a 4:00 pm., en la carretera PR- 153. (GFR Media)

El “bloqueo de buena fe” que realizó el Municipio de Santa Isabel, en el que detuvo a alrededor de 800 conductores, fue ilegal, a la luz de la Constitución de Puerto Rico.

Además, no hace falta una querella para que el Departamento de Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental intervengan con este municipio por el uso de fondos públicos en esta actividad, señaló Julio Fontanet, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana.

El municipio de San Isabel llevó a cabo un bloqueo el pasado 1 de febrero con su Policía Municipal en el que un grupo de religiosos oraba por los conductores que eran detenidos.

Fontanet, expresidente del Colegio de Abogados, explicó que en el bloqueo realizado por el municipio hubo dos irregularidades. La primera de ellas fue que no mediaba una violación de ley para hacerlo.

El Artículo II Sección 10 -Registros e incautaciones; intercepción de comunicaciones telefónicas; mandamientos, de la Constitución de Puerto Rico, prohíbe que el Gobierno intervenga con los ciudadanos sin una orden.

La segunda irregularidad, expuso Fontanet, fue la utilización de empleados públicos con el fin de adelantar una religión. “El problema no son los religiosos, es cuando el Estado usa fondos públicos para adelantar determinada religión', dijo Fontanet.

Questell, en declaraciones escritas, felicitó a la policía municipal por este operativo. “Ellos saben que tienen mi apoyo total cuando se trata de servir a nuestro pueblo”, indicó. 

“Agradezco a los capellanes y pastores que se unieron a este esfuerzo voluntariamente. Y, si continuamos educando a nuestra gente con respeto sé que tendremos mejores resultados", expresó Questell.

“Allí no se hizo nada fuera del margen de la ley. Yo invito a todo el que quiera saber cómo se realizó esta actividad a que nos acompañe en la próxima,  porque vamos a seguir impactando a las diferentes comunidades”, expresó el alcalde Enrique Questell.

El municipio informó que el bloqueo era para orientar “de buena fe” a los conductores sobre las violaciones de la Ley 22 y sus consecuencias. En el mismo participó la Oficina de Base de Fe municipal, capellanes de Salinas y dos pastores de Santa Isabel.

El 'bloqueo de fe', en el que impactaron a alrededor de 800 conductores ocurrió el sábado 1 de febrero de 12:00 del mediodía a 4:00 pm., en la carretera PR- 153.

En ese total de conductores detenidos hubo 218 que no llevaban el cinturón de seguridad puesto; cuatro fueron orientados porque no usaban correctamente el asiento de infantes y dos no tenían el marbete.

Ninguno de ellos fue multado, con excepción de los dos casos que no tenían marbetes y que se llevaron en grúa, según informó el ayuntamiento.


Questell indicó que su municipio es autónomo y “la Policía Municipal se rige por las directrices del alcalde. Yo sé lo que necesita mi pueblo. Yo conozco a mi gente y secómo llevarles un mensaje de prevención”.

No hay comentarios: