martes, 31 de marzo de 2015

Asesinado a cuchilladas otro bloguero laico en Bangladés

La muerte de Washiqur Rahman se suma a la de otro escritor hace apenas un mes

Xavier Fontdeglòria - Pekín

Una pariente del bloguero Washiqur Rahman, este lunes en Dacca.
Una pariente del bloguero Washiqur Rahman, este lunes en Dacca. / MUNIR UZ ZAMAN (AFP)

Un nuevo caso de violencia en Bangladés ha acabado con la vida de un bloguero crítico con el extremismo religioso, un mes después de que un suceso similar provocara las protestas de estudiantes y activistas en las calles de Dacca. Washiqur Rahman, de 27 años, fue brutalmente asesinado este lunes. Fue apuñalado cerca de su casa por tres personas, dos de las cuales fueron arrestadas en el lugar de los hechos cuando intentaban escapar.

"Creemos que el ataque se debe a que la víctima era crítica con los círculos extremistas (religiosos)", indicó un miembro de las fuerzas de seguridad a la agencia Efe. Rahman era un bloguero independiente que, efectivamente, escribía contra el fundamentalismo religioso en Facebook usando un seudónimo. Los sospechosos, de unos 20 años, son estudiantes de escuelas islámicas.

Rahman es el segundo escritor atacado en solamente un mes, y el cuarto en los dos últimos años. El caso reciente de Avijit Roy, también apuñalado presuntamente por el contenido de sus textos seculares, sacó a las calles a cientos de personas que pidieron justicia y el fin de la impunidad ante estos crímenes. De nacionalidad estadounidense y origen bangladesí, Roy había viajado a Dacca para promocionar dos de sus libros, a pesar de haber recibido amenazas de muerte a través de las redes sociales.

Si bien la constitución de Bangladés permite la libertad religiosa, un 90% de sus casi 160 millones de habitantes son musulmanes. La nación se debate desde hace años sobre el papel de la religión en la política y los escritores que han criticado el extremismo religioso han estado en el punto de mira. En 2013 otro bloguero fue asesinado en medio de protestas seculares que pedían la pena de muerte para un líder islamista acusado de crímenes de guerra. El Gobierno arrestó a otros más y bloqueó páginas web para aplacar la disidencia, algo que las organizaciones pro derechos humanos calificaron de "ataque a la libertad de prensa y de religión".

Los últimos ataques se producen, además, en un momento de inestabilidad política después de que la oposición boicoteara las elecciones celebradas a finales de 2014 y pidiera nuevos comicios. Las protestas en las calles del país de los partidarios de los grupos de la oposición han causado la muerte de más de un centenar de personas en lo que va de año y han ido acompañadas de miles de arrestos de personas contrarias al Gobierno.

(vía internacional.elpais.com)