domingo, 1 de marzo de 2015

El 60% del alumnado de 6 a 18 años cursa Religión, un 20% menos que hace 8 años

En la red concertada es mayoritario y en la pública oscila entre el 50% y 65%. El profesorado lamenta que el currículo no hable de otras confesiones y cree que la fe no es evaluable pero sí las oraciones.

 

por María Olazarán | Cristina Jiménez

Escolares del colegio Compañía de María de Tudela, uno de los colegios religiosos que hay en la capital ribera.

Escolares del colegio Compañía de María de Tudela, uno de los colegios religiosos que hay en la capital ribera. (CRISTINA JIMÉNEZ)

Pamplona - La matrícula en la asignatura de Religión ha caído notablemente en los últimos quince años. En la actualidad, seis de cada diez escolares de Primaria, ESO y Bachillerato (unos 44.200) cursan esta materia en Navarra frente al 80% (alrededor de 46.000) que lo hacía en 2006-07. Ahora bien, los porcentajes difieren según redes y la pérdida de alumnado se concentra en la red pública. Así mientras la gran mayoría del alumnado de centros concertados estudia Religión, en el caso de la enseñanza pública, la asistencia oscila entre el 65% (Primaria) y el 50% (Secundaria). A pesar de que las cifras no les benefician, la responsable de la Federación de Enseñanza de USO en Navarra, Cristina Barrenetxea, ve la botella medio llena. “Para la batalla que hay que librar incluidos los alumnos, ya que no está bien visto cursar esta asignatura, el hecho de que al menos la mitad elija Religión me hace ser optimista”, afirmó la portavoz del sindicato mayoritario entre este colectivo.

Estos profesores lamentan que su asignatura esté siempre en el ojo del huracán. Esta semana el revuelo lo ha causado la publicación de los currículos de Religión elaborados por la Conferencia Episcopal en el BOE. El temario contempla en 1º de Primaria como contenido evaluable que el alumno “memorice y reproduzca sencillas fórmulas de petición y agradecimiento”, algo que no figuraba en el anterior currículo de 2007. Junto a la introducción de los rezos en Primaria, otra novedad es la desaparición de referencias explícitas a otras religiones, como el Islam y el Judaísmo.

A la espera de analizar los temarios al detalle y de conocer la adaptación que realice Navarra, la FEUSO entiende que “saber qué es la oración y aplicar los principales rezos, como el padrenuestro, sea evaluable”. En este sentido, Barrenetxea aseguró que “ya se estudia la oración como concepto, como una forma de relación con el ser supremo” y añade que “la clase no es sólo teoría, de hecho, hay un movimiento educativo que promueve la inteligencia espiritual y entre ellas está la oración, la relajación o pintar mandalas”. Tras remarcar que “un mismo currículo se puede aplicar de distintas formas según el centro y profesor, y algunos rezarán en clase y otros no”, la portavoz de FEUSO insistió en que “nosotros no evaluamos si el alumno tiene fe o no, si reza o no”

Con respecto a la ausencia de referencias a otras creencias religiosas, Barrenetxea reconoció que “empobrece el currículo”. “En el mundo globalizado en el que vivimos y cuando en nuestras aulas tenemos alumnado que profesa otras religiones, creo que es muy importante conocer que existen otras confesiones. Y más en este momento en el que se están sucediendo acontecimientos cometidos por fanáticos es fundamental que no confundan”, expuso la responsable de este sindicato, quien confió en que “como los currículos hablan de contenidos generales y competencias básicas puede ser que no se haga referencia, las CCAA lo recojan. También lo podrían retomar las editoriales y luego depende de la aplicación de cada docente”.

“No salimos tan bien parados” En cuanto a la situación en la que queda la asignatura de Religión tras la aplicación de la LOMCE, este sindicato aseguró que “los cambios son mínimos y aunque conlleva aspectos positivos hay otras cuestiones que nos preocupan como por ejemplo su oferta en el Bachillerato”. La nueva ley incluye de nuevo la Religión en las materias curriculares y no en las adicionales, como ocurría con la LOGSE y la LOE. La asignatura será de oferta obligatoria en los centros para Primaria o ESO pero optativa a la hora de cursarse. Las familias podrán elegir si sus hijos estudian esta materia o Valores Cívicos. “Sobre la polémica de si es o no evaluable, la Religión siempre lo ha sido, pero no su actual alternativa. Por eso ahora la nota de Religión no cuenta para nota ya que no hay nota equivalente de su alternativa y no sería justo que contara para unos sí y para otros no”, explicó Barrenetxea. Ahora, ambas serán evaluables y contarán para la media final de curso y servirá para pedir becas.

En Bachillerato serán los centros los que decidan si imparten Religión, ya que está entre las 11 materias de libre designación de las que tienen que elegir dos. “Educación nos ha dicho que va a ofertar todas las que permite la ley pero luego serán los centros las que elijan cuáles ofrecen. Esto nos puede perjudicar ya que el alumnado puede decantarse por otras de cara a su futuro profesional. También se han quejado las enseñanzas artísticas y humanísticas. En este caso no ha salido tan bien parada ya que ahora es de oferta obligada en 1º de Bachillerato”.

A este colectivo le gustaría que se equiparara la distribución horaria de Religión a otras asignaturas troncales. “Navarra va a mantener 2 horas en Primaria y 1º y 2º de ESO y 1 en 3º y 4º de ESO. Con una hora a la semana es difícil dar una asignatura”, afirmó Barrenetxea, quien insistió en una de las reivindicaciones históricas de este colectivo. El profesorado de Religión, (240-250 en la red pública), son designados por el Arzopispado y la Administración les emplea como contratados laborales indefinidos. “Esta situación hace que estemos siempre en la tesitura de poder perder nuestro trabajo. De hecho con la crisis a muchos indefinidos se les ha rescindido su contrato”, aseguró Barrenetxe, quien también denunció que más de la mitad del profesorado de Religión no tienen jornada completa. “Nosotros pedimos poder completar la jornada con otras funciones docentes o con itinerancias”, concluyó.

la religión y la lomce

Primaria y ESO. Será de oferta obligatoria en los centros en Primaria o ESO pero optativa a la hora de cursarse. Podrán elegir entre esa materia y Valores Sociales y Culturales, o bien cursar ambas. La diferencia es que ahora ambas serán evaluables (actualmente la alternativa que se llama Atención Educativa no lo es) por lo que las dos contarán para la media final. Se mantiene el actual reparto horario: 2 horas en Primaria y 1º y 2º de ESO y 1 en 3º y 4º de ESO.

Bachillerato. En Bachillerato, los centros decidirán si ofrecen o no Religión, puesto que esta se encuentra entre las materias de libre designación. Actualmente es de oferta obligatoria y estudio voluntario en 1º de Bachillerato.

Rezar en las aulas. Las oraciones serán contenido evaluable. En 1º de Primaria se valorará si el alumno “memoriza y reproduce fórmulas sencillas de petición y agradecimiento” y en 2º si se “expresa, oral y gestualmente, de forma sencilla, la gratitud a Dios por su amistad”.

Adiós a otras confesiones religiosas. En el currículo de ESO desaparece las referencias a otras creencias religiosas que sí figuraban en el anterior.

(vía noticiasdenavarra.com)