martes, 5 de mayo de 2015

Políticos y actos católicos: cuando la religión y el estado laico se confunden


  • Malestar en las asociaciones laicas por la presencia de políticos en todo tipo de actos religiosos, a los que acuden como representantes públicos 
  • Animan a todos los dirigentes a que practiquen su fe alejados de sus mandatos públicos, por el bien de la convivencia de culturas y la Constitución
  • Monago destina dos millones de euros a la conservación del patrimonio de la Iglesia

Jesús Conde

El presidente de la Junta, el máximo responsable del Parlamento y la alcaldesa de Cáceres, portando la imagen de la Virgen de la Montaña / GobEx
El presidente de la Junta, el máximo responsable del Parlamento y la alcaldesa de Cáceres, portando la imagen de la Virgen de la Montaña / GobEx

Un año más han se han unido a los desfiles procesionales. En semana santa, en las romerías o en las fiestas de los barrios.
Los políticos se dejan ver sin disimulo en las procesiones católicas. Forman parte del imaginario colectivo, encabezan el desfile, se entremezclan en el cortejo. Una imagen que crea malestar entre los colectivos laicos. Insisten en que este tipo de gestos no respetan la libertad de creencia religiosa en un estado aconfesional.
Mila Carrero, de Extremadura y Cáceres Laica, defiende la libertad de conciencia por encima de todo. Pero para ella el problema reside en que las personas sí tienen creencias, pero las instituciones públicas no, como refleja expresamente la Constitución.
(vía eldiario.es)