domingo, 25 de septiembre de 2011

Inusual expresión de fanatismo religioso en Cuba

Un pastor y 61 fieles se aislaron en un templo "hasta que Dios lo determine". Están encerrados desde hace más de dos semanas en una iglesia evangélica de La Habana y aseguraron que mantendrán su retiro espiritual. El régimen de los Castro está mediando para resolver la situación.

Imagen de Inusual expresión de fanatismo religioso en Cuba

62 personas esperan que la ira de Dios desate un cataclismo sobre la "Cuba pecadora". AP

Recluidos desde hace un mes en un templo evangélico de un céntrico barrio de La Habana, 62 personas esperan que la ira de Dios desate un cataclismo sobre la "Cuba pecadora", en una inusual expresión religiosa que puso en guardia al gobierno.

El grupo, que incluye 19 niños y cuatro embarazadas, entró el 21 de agosto en "retiro espiritual" con su pastor Braulio Herrera, a quien la Iglesia Pentecostal quitó las credenciales por "desviación teológica", y acusó ante los tribunales por ocupación "ilegítima" del edificio.

"En Cuba el espiritismo es fuerte. Dios nos dice que aborrece el pecado de esta nación y que va a hacer juicio sobre el país con algún tipo de catástrofe natural para hacer su obra. El retiro seguirá hasta que Dios quiera y aún no nos dice cuándo. Vendrá un momento fuerte: muertes, pestilencia, hambre y plagas", afirmó desde el templo el hijo del pastor, William Herrera.

Eliseo Villar, principal autoridad pentecostal en Cuba, agregó que "el ex pastor que está tratando de sustentar la llamada santidad extrema y perfección humana, actúa sin tener la Biblia de pauta, porque cree que alcanzó un nivel espiritual superior y dice recibir revelaciones de Dios directamente".

El gobierno debió tomar cartas en el asunto e informó a la población del hecho, cuando anunció que la policía mantendría "protección" para "evitar cualquier incidente". Además, envió médicos a examinar al grupo y a agentes del Ministerio del Interior para tratar de hallar una solución a la crisis.

El caso salió a luz pública el 9 de septiembre cuando decenas de policías acordonaron el lugar, luego de que unos parientes acudieron a las autoridades preocupados por los niños. La calle se llenó de curiosos pero esta semana se levantó el cerco y volvió al trajín cotidiano.

"Siguen metidos allí, pero están por su voluntad. ¡El que por su gusto muere que lo entierren parado!. Al principio estábamos preocupados, pero ya el barrio se relajó. ¿Una catástrofe? El día que llegue nadie se va enterar", declaró Rosa Gutiérrez, de 60 años, mientras compraba en el mercado que está al lado del templo.

“Disponen de ocho baños, cocina, comedor y una despensa con arroz, frijoles, chícharos -guisantes-, maíz, harina, plátano, verduras deshidratadas, carne de cerdo, latas de atún, picadilllo de pollo, huevos”, precisó Gutiérrez.

LA RELIGIÓN EN CUBA

De los 11,2 millones de cubanos, un 15% practica una religión definida, el 15% se dice ateo y el resto es creyente de marcado sincretismo, sobre todo el cristianismo y cultos de origen africano.

Enrique González, secretario de Asambleas de Dios, precisó que la Iglesia Pentecostal tiene 102.776 fieles -eran 23.733 en 1997-, 156 templos, 883 casas-templo y 331 misiones, en todas los cuales hay culto.

"Ha habido apertura. Desde la visita del Papa Juan Pablo II y la celebración evangélica cubana hay mejoría notable en el trato Iglesia y Estado. Supuestos ateos o quienes practicaban su fe en oculto se han volcado al templo al sentir que desaparecieron presiones o conceptos que generaban temor", comentó.

(vía observadorglobal.com)

No hay comentarios: