domingo, 4 de diciembre de 2011

La Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU. se adapta al neopaganismo

por Luis Santamaría
El neopaganismo sigue avanzando en muchos lugares del mundo, como nos lo muestra este reciente artículo escribo por Jenny Deam en Los Angeles Times, traducido al castellano por el equipo de traductores de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). En una fría noche de noviembre, un pequeño grupo de paganos, liderados por dos brujas, comienza el solsticio de invierno. Pero éstos no son simplemente paganos, y esto no es una situación cualquiera. Ellos son los futuros oficiales de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos practicando su fe en el sótano de la capilla de cadetes de la Academia de la Fuerza Aérea.

Sus filas son escasas. De acuerdo con los registros de matrícula de la academia, sólo tres de los 4.300 cadetes se identificaron como paganos, seguidores de una antigua religión que por lo general no adora a un dios único y que considera a todas las cosas interconectadas en la naturaleza.

Sin embargo, la academia dedicado este año un centro de culto al aire libre de 80.000 dólares –un pequeño círculo de piedras con pozo de fuego a propano al estilo de Stonehenge– en una colina, para el puñado de cadetes actuales o futuros cuyas religiones entran en la categoría amplia de “basados en la Tierra”. Entre ellos se incluyen paganos, wiccanos, druidas, brujas y seguidores de las religiones indígenas de América.

¿Brujas en la Fuerza Aérea? El Capellán Mayor Darren Duncan, jefe de oficina de las comunidades religiosas de cadetes en la academia, suspira. Un chiste a punto de ocurrir, y ha escuchado todas las bromas de escoba.

Para el registro, no hay brujas entre los cadetes de este año. Pero las dos líderes espirituales de todas las religiones basadas en la Tierra –una es un civil, una es reservista de la Fuerza Aérea– son brujas y pronuncian hechizos regularmente, aunque dicen que no es tan diferente de ofrecer una oración. Tampoco hay druidas este año. Sin embargo, podría haber el próximo año.

“Estamos aquí para dar cabida a todas las religiones, y punto”, dice Duncan. la Construcción de la Capilla de Cadetes “Falcon Circle” en la cima de la colina, explica, no es diferente de la anterior conversión de las salas de la capilla en espacios de culto que sirven para este año a 11 musulmanes, 16 budistas y 10 cadetes hindúes. También hay 43 cadetes auto-identificados ateos cuyas creencias, o falta de ellas, dice Duncan, también deben ser respetados.

“Es muy agradable tener nuestro propio espacio”, dice el cadete de primera clase Nicole Johnson, un veterano de 21 años de edad, de Florida, que se hizo pagano después de entrar en la academia. No se trata de la tolerancia religiosa –una frase que Duncan, cristiano, rechaza en el sentido de que la religión mayoritaria simplemente se lleve bien con la minoría–. Él lo llama un problema de la primera enmienda. Si el ejército está para defender la Constitución, también debe ser la defensa de la garantía de la libertad religiosa. “Creemos que estamos marcando la pauta”, dice Duncan.

Además de proporcionar el espacio de culto, la nueva política establece que todos los cadetes realicen cursos para la comprensión de las religiones de aquellos que algún día pueden caer bajo su mando. Recientemente ha recibido llamadas de West Point y de Annapolis para replicar los esfuerzos de la Fuerza Aérea.

En 2005, la Fuerza Aérea –todavía tambaleante por las acusaciones de agresiones sexuales contra mujeres cadetes en la academia– fue acusada en una demanda de permitir proselitismo agresivo hacia los no cristianos. La demanda, desestimada en última instancia, fue llevada por un abogado y graduado de la Academia, Michael Weinstein, fundador de la Fundación Libertad Religiosa Militar, y ha continuado luchando contra lo que él llama “aclimatación” de la opresión religiosa en la academia.

Weinstein no se traga este nuevo espíritu de “Kumbayá”. Dice que ha recibido cientos de quejas de cadetes que alegan la presión ejercida por otros cadetes o superiores para profesar la fe en Cristo, y cita un incidente de profanación en 2010, cuando se puso una cruz en un sitio previo de culto “basado en la Tierra”. La Fuerza Aérea condenó el incidente, y nunca se descubrió quién fue responsable. Weinstein dice que la presencia de la poderosa organización cristiana fundamentalista “Focus on the Family”, sólo a un paso en la carretera de la academia, añade tensión para los no evangélicos.

Meade Warthen, un portavoz civil de la academia, destaca los esfuerzos de la academia, fijándose no sólo en críticos como Weinstein, sino también en aquellos que dicen que se hace mucho para dar cabida a otras religiones.

De vuelta a los preparativos del solsticio, con pistolas de pegamento y pizza para llevar de fácil acceso, los cadetes paganos decoraban los “leños de Yule” con trozos de cinta y brillo. Estos leños de Yule, cuyo incendio ritual simboliza la fe en la reaparición del sol, se mostrarán junto a los árboles de Navidad y los menorah en el apretado calendario religioso del próximo mes de diciembre en la academia.

Y aunque Johnson reconoce que sus creencias son a menudo mal entendidas, dice que no ha recibido ninguna ofensa grave de otros cadetes, salvo ocasionales preguntas sobre si los paganos bailan desnudos (ella no lo hace) o si puede lanzar un hechizo sobre los comandantes (cosa que no haría aunque pudiera). La regla es no lanzar conjuros sin el permiso de la persona. Es un principio vigente de su fe, que dice: Haz lo que quieras, pero ningún daño.

(vía infocatolica.com)

No hay comentarios: