viernes, 9 de marzo de 2012

La religión atea del Neoliberalismo

No se pierdan nuestro comentario al final de esta nota.

 

Mientras hay tantos seres humanos en el mundo muriendo de hambre, las religiones ricas en edificios, tesoros, dineros, poderes económicos y negociantes, ninguna puede ser verdadera ni menos aún cristiana.
Juan 2,13 a 25

"Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encon­tró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes, y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre", Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "el celo de tu casa me devora". Enton­ces intervinieron los judíos y le preguntaron: "¿Qué signos nos muestras para obrar así?". Jesús contestó: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré". Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años ha costado cons­truir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?". Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los dis­cípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la Palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía, pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre".

1.-El negocio del templo:

Jesús encuentra el templo convertido en un negocio de traficantes y banqueros (cambistas), que lo ponen furioso. Con los banqueros se puso especialmente irritado: les esparció las monedas por el suelo y les volcó las mesas. La verdadera religión no puede ser y servir de pretexto para negociar. Mientras hay tantos empobrecidos en el mundo, una religión rica en edificios, tesoros, dineros, poderes económicos y negociante, no puede ser verdadera ni menos aún cristiana, porque el verdadero templo de Dios son las personas: en ellas es donde Dios quiere ser atendido, reconocido, valorado, amado, aceptado, comprendido, escuchado. Estas personas son ante todo los pobres, hambrientos, sedientos, desnudos, enfermos, encarcelados (Ver Mateo 25,31 a 46: texto fundamental para entender el mensaje de Jesús). Por eso no entendemos nada de muchas cosas de las iglesias cristianas y otras religiones: gastar tantos dineros en templos, santuarios, ropas, utensilios, imágenes, celebraciones y procesiones hasta para lucir peinetas, peregrinaciones a lugares especiales. Vamos buscando a Dios en mil cosas, y no lo buscamos donde verdaderamente está. Por ejemplo: ¿para qué quiere la Virgen coronas y mantos en Sevilla, Zaragoza, Covadonga, Fátima, Lourdes, etc. si tiene a sus hijos muriendo de hambre y frío? Para querer bien a María no hace falta nada de eso, ni ir a esos lugares, sino ir a donde están sus hijos más necesitados. Eso es lo que ella nos pide. San Pablo escribió: "Vosotros sois el templo vivo de Dios donde El habita". Eso otro son músicas desafinadas que Dios no quiere oír mientras haya un solo ser humano muriendo de forma injusta y prematura.

2.La religión verdadera:

-Según esto, ¿Cuál es la religión verdadera? Escuchemos al profeta Isaías al que le dice Dios: "Clama a voz en grito sin cesar, alza tu voz como trompeta. Echa en cara a mi pueblo sus iniquidades. Día tras día me buscan, y quieren saber mis caminos, como si fueran un pueblo que ama la justicia, sin apartarse de la Ley de Dios, pero cuando practicáis el ayuno, ese día, dice Yahvé, os vais tras vuestros negocios, y oprimís a todos vuestros servidores.

Dice el Señor Yahvé? -Este es el ayuno que yo quiero: romper las ataduras de la iniquidad, deshacer las cargas opresoras, dejar ir libres a los oprimidos, quebrantar todo yugo, partir tu pan con el hambriento, albergar al pobre sin techo, vestir al desnudo, no volver tu rostro ante tu propio hermano. Entonces brillará tu luz como la aurora, se dejará ver pronto tu salud, detrás de ti irá la gloria. Entonces llamarás a tu Dios, lo invocarás y El te dirá: “aquí estoy”. Cuando quites de ti la opresión, el gesto amenazador y el hablar altanero, cuando des de tu pan al hambriento y sacies al pobre indigente, entonces brillará tu luz en la oscuridad, tus tinieblas brillarán cual sol de mediodía. Serás como huerto regado, como fuente de aguas vivas que no se agotan jamás".

Es tan evidente que no hacen falta comentarios, más que aplicarlo a la realidad de nuestro tiempo: un mundo donde cada día hay más desigualdad, más corrupción, más gobiernos al servicio de los ricos y poderosos, más usurpación de los bienes de los pobres del Tercer Mundo, más gastos suntuosos, más y más comida tirada a la basura (1300 millones de toneladas anuales), más explotación desmedida de los recursos de la Tierra; más eliminación, contaminación y adulteración de especies con los transgénicos, más deforestación de bosques, más abusos de los niños para la guerra (15 países reclutan niños y niñas para el ejército, la guerrilla y las Maras), más gastos militares cuantiosísimos (1,4 billones de dólares europeos cada año); más gente alargando las filas de los hambrientos o llenando pateras para salir de las hambrunas de Africa o camiones de doble fondo en América para huir de la miseria, más personas llenando cárceles de todo el mundo, más amenazas de guerra, más mantenimiento y aumento de arsenales nucleares... Un mundo así no tiene futuro.

3.-Abrir nuevos caminos:

Es urgente, muy urgente, huir de ese precipicio suicida y abrir nuevos caminos que nos lleven por senderos de justicia, igualdad, solidaridad universal, amor a todos y a toda la naturaleza. Es urgente, muy urgente, que toda la ciudadanía tomemos conciencia crítica de lo que está pasando en el mundo, y por tanto conciencia comprometida con una opción radical de cambio de las estructuras opresoras que están cercenando el futuro de la humanidad. Jesús no quiere templos de piedra, porque el verdadero templo son las personas. El es el nuevo tempo. Hoy necesitamos convertir a cada ser humano en verdadero templo de Dios.

4.-La "religión" más grande, cruel y atea:

Jesús destruyó y tiró por tierra la religión-negocio. La religión más grande, más cruel, más asesina de nuestro tiempo es el neoliberalismo capitalista, que tiene como dios absoluto y supremo al dinero. Tiene sus grande catedrales: el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio, La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, etc. Estos organismos internacionales hoy solo benefician a los países ricos a costa de los pobres. Cada vez que intervienen en un país pobre lo empobrecen aún más. Cada vez que les prestan dinero a los países pobres va siempre a parar a los más ricos de esos países. Son capaces incluso de obligar a los países pobres a vender el patrimonio del Estado para devolver los préstamos a los bancos de los países ricos. Lo sabe bien México. Pero esa cruel religión del todopoderoso dios dinero no solo tiene catedrales, porque tiene también los suntuosos templos de los grandes bancos, y tiene los santuarios blindados del G20 o el G7, a donde solo pueden acudir los gobiernos y banqueros más grandes y poderosos; el resto de los humanos ahí no podemos entrar. Esa salvaje religión tiene millones de iglesias bien situadas y repartidas por las ciudades de todo el mundo (fijémonos que las sucursales de bancos y cajas ocupan siempre los mejores sitios de los mejores edificios). Y no paran ahí: tienen capillas (oficinas) distribuidas por doquier, incluso es muchos pueblos que no son ni cabecera municipal.

5.-Pero esa religión neoliberal aún va más allá:

Porque tienen sus cajeros automáticos cual cepillos y lampadarios de las iglesias, tienen sus ventanillas como confesonarios a donde todos acudimos en fila y silenciosos a confesar muchas veces las miserias de nuestros dineros. Cuando nos vemos en apuros acudimos a ellos, como al dios todopoderoso, a hacerles una oración de petición para que nos ayuden, por ejemplo, a comprar un bien que necesitamos (casa, salud, etc.), nos ponen la penitencia de comisiones e intereses y nos obligan a firmar unos cuantos papeles en los que nos dejan bien amarrados y sujetos para que devolvamos puntualmente todo lo que nos han prestado. Y si no lo hacemos, ya nos podemos preparar. Lo saben bien los cientos de miles de desahuciados que tenemos a lo largo y ancho de esta España nuestra: a devolver el piso, a seguir pagando la hipoteca y a salir de él pitando, y si no lo hacemos tienen a los jueces y la policía a su servicio para ir a echarnos.

6.-El médico del Neoliberalismo:

Por último, cuando les ataca una gripe, como ahora con la crisis, el Estado, que somos todos, tiene que ir a curarlos, a darles más comida, quitándola al pueblo, rebajando sueldos, reduciendo o eliminando servicios, facilitando el despido, restringiendo gastos sociales, mermando la educación, rebajando la asistencia sanitaria, quitando ayudas a los más pobres, reduciendo la cooperación al desarrollo. Por eso tenemos que concluir que cuando salgamos de la crisis, los ricos serán más ricos y los pobres más pobres.

¿Cuándo nos daremos cuenta de que el neoliberalismo es la perdición de la humanidad, que por ese camino de cada día más desigualdad, más injusticia, más despilfarro de recursos, el mundo no tiene futuro?

Cuando la mayoría de la humanidad lo descubramos, entonces amanecerá una nueva luz de vida y esperanza para el mundo. Todos podemos contribuir a despertar la conciencia de nuestros hermanos, los seres humanos.

EL DATO: Un amigo, lector habitual de estos comentarios, me envía el siguiente texto, que parece una predicción muy acertada de lo que está pasando ahora:

"Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florezcan en torno a los bancos privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo sobre la tierra que sus padres conquistaron. "Thomas Jefferson , 1802
En España 360.000 familias serán desahuciadas de 2012 a 2015. ¡Cuántas tragedias!

Un abrazo muy cordial a tood@s.-Faustino

(vía blogs.periodistadigital.com)

Nota de Ateorizar: Querido señor Faustino, no sea morón. Si el Neoliberalismo tiene como dios al dinero, entonces no es una religión Atea. Cómprese un diccionario…

No hay comentarios: