martes, 17 de abril de 2012

Chilena de religión musulmana acude a CIDH por discriminación en uso de velo

Una chilena de religión musulmana recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras sentirse discriminada en su derecho a utilizar el velo, luego de ser obligada a quitárselo para poder cobrar un cheque en un banco.

image

Santiago de Chile - Una chilena de religión musulmana recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras sentirse discriminada en su derecho a utilizar el velo, luego de ser obligada a quitárselo para poder cobrar un cheque en un banco.

Antes de recurrir a la CIDH la afectada, Fabiola Palominos Flores, presentó un recurso de protección que fue rechazado por la Corte de Apelaciones de Santiago por cuestiones de forma, pues al no tener recursos para contratar un abogado ni tener conocimiento legales, lo redactó y entregó ella misma.

Según publica hoy el diario La Tercera de Santiago, el incidente ocurrió en agosto de 2010 en una sucursal del Banco Estado, a la que la mujer, convertida al Islam en 2007, concurrió para cobrar un cheque por la suma de 50.000 pesos (unos 104 dólares).

El empleado que la atendió le pidió que se sacara el velo que llevaba, argumentando que el atuendo no le permitía identificarla y que era el procedimiento que se seguía con todos los clientes.

Palominos se opuso y se enzarzó en una discusión con el jefe de atención a clientes de la sucursal, y ante la posibilidad de no cobrar el cheque, ella finalmente se quitó el velo.

"Entramos en una discusión filosófica del tema de mi velo. Me lo quité porque no tenía más plata y tiempo", explicó Palominos, que segura de que sus derechos habían sido vulnerados y que se encontraba ante un claro caso de discriminación, presentó el fallido recurso de protección.

Ahora, con el respaldo de la Fundación Pro Bono, una institución que defiende a minorías sociales, presentó su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La presentación busca establecer que Palominos fue víctima de un acto discriminatorio.

Fuad Mussa, presidente del Centro de Cultura Islámica de Chile, respaldó la decisión, pues "hay que llegar a instancias mayores para que se respete".

"La comunidad musulmana está creciendo y por lo tanto, poco a poco se está convirtiendo en un protagonista de la sociedad chilena", dijo al diario.

Agregó que "es evidente que la gente reacciona de forma negativa ante lo que desconoce, pero esta es una conducta discriminatoria y se tiene que remediar a todo nivel".

(vía noticias.lainformacion.com)

No hay comentarios: