viernes, 13 de abril de 2012

La monja imputada por el robo de bebés se niega a declarar ante el juez

Se le imputan delitos de detención ilegal y falsedad en documento público

Sor María se negó a declarar ante el juez

Sor María se negó a declarar ante el juez

La comparecencia de sor María en el juzgado coincide con la reunión que las asociaciones de afectados por los casos de "niños robados" van a mantener este jueves con los ministros del Interior, Justicia y Sanidad.

Una de las denunciantes de Sor María por los bebés robados

Una de las denunciantes de Sor María por los bebés robados

Varios agentes de Policía Municipal, acompañados por los vigilantes de seguridad de los juzgados de Plaza de Castilla, han escoltado a la religiosa María Gómez Valbuena tras negarse a declarar ante el juez de instrucción de Madrid, Adolfo Carretero, por la causa de bebés robados en hospitales españoles.

Ante la gran expectación que ha generado su presencia, el magistrado ha previsto una barrera de seguridad para evitar que la monja fuera captada por los medios una vez hubiera abandonado las dependencias judiciales.

Sor María ha llegado a las instalaciones judiciales en torno a las 8 horas de este jueves, entrando por los Juzgados de Guardia de Plaza de Castilla. De esta forma, ha evitado el encuentro con los medios que esperaban su llegada.

En su declaración, la religiosa se ha acogido a su derecho de no declarar. Su presencia ante el juez ha durado apenas unos minutos, para abandonar después la sala de vistas escoltada por los agentes de Policía Municipal.

La monja María Gómez Valbuena, más conocida como sor María, estaba citada a declarar este jueves como imputada ante el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, que investiga a la religiosa por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público en la causa de los "niños robados".

Sor María, que tiene cerca de 80 años y vive en un convento de las hermanas de la Caridad en Madrid, es la primera imputada que declara ante el juez después de que el magistrado recibiera la denuncia de la Fiscalía de Madrid sobre el caso de María Luisa Torres, una madre que acusa a la monja de haberle arrebatado a la hija que tuvo en marzo de 1982 en la clínica madrileña Santa Cristina.

La religiosa trabajaba como asistente social en ese hospital cuando, según la denunciante, ocurrieron los hechos.

El pasado día 3 María Luisa Torres, que declaró como testigo ante el juez, ratificó su denuncia y explicó que sor María le quitó a su bebé por "adúltera", ya que el padre no era su marido, después de haber intentado engañarla diciéndole que la niña había fallecido en el parto.

Torres y su hija Pilar, que se reencontraron hace medio año tras confirmarse su relación biológica por pruebas de ADN, comentaron a la salida de los juzgados que esperaban que se hiciera justicia y que su caso sirva para dar "pasos de gigante" en un asunto difícil de demostrar por la posible prescripción de los delitos o por la dificultad de hallar pruebas acusatorias.

La comparecencia de sor María en el juzgado coincide con la reunión que las asociaciones de afectados por los casos de "niños robados" van a mantener este jueves con los ministros del Interior, Justicia y Sanidad, Jorge Fernández, Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Mato, respectivamente, además de con el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce.

(vía periodistadigital.com)

No hay comentarios: