lunes, 27 de agosto de 2012

La lucha por la educación religiosa fragmenta a México

Niños mexicanos completan una semana sin clases por disputas de este tipo.

imageRotate

La bandera mexicana hondea junto a unas cruces en Monterrey (AP)

Ciudad de México.- El ciclo escolar comenzó en México el pasado lunes, pero 245 niños de la comunidad Nueva Jerusalén, en el estado de Michoacán, no han podido iniciar sus clases por un impedimento por parte de un grupo religioso que se opone a la educación laica.

Los seguidores de la Virgen del Rosario del municipio de Turicato volvieron a los titulares de la prensa mexicana esta semana a causa del bloqueo que realizan para impedir que los padres que rechazan el sistema religioso bajo el que viven den educación laica a sus hijos, resaltó DPA.

El grupo surgió en la década de los 70 del siglo pasado luego de una supuesta revelación que tuvo Gabina Sánchez, una mujer que aseguraba ser vidente y que afirmó que la virgen María le había dado instrucciones para crear una comunidad como la antigua Israel.

La idea de la mujer fue seguida por el sacerdote expulsado de la Iglesia católica Nabor Cárdenas, a quien en el pueblo llaman "Papa Nabor" y fue el gestor de un sistema de vida en la comunidad, habitada por unas 3.000 personas, con el que se prohibió cualquier tipo de educación que no fuera religiosa, votar por partidos ajenos a los recomendados por su doctrina, entre otras cosas.

Dentro de los estatutos de la comunidad también está que las mujeres vistan con túnicas y mantos similares a los de la virgen. Además, el poblado ha sido educado con creencias apocalípticas, una de las cuales afirmaba que el mundo se acabaría en el año 2000.

Los excesos y represiones que sufrieron de chicos pobladores como Emiliano Juárez hicieron que rechacen el estilo de vida implantado en Nueva Jerusalén y que busquen sistemas laicos de educación para sus descendientes.

"ui expulsado a los 13 años por no obedecer sus órdenes, por no ir a misa. No estaba de acuerdo con los castigos que se imponían como encarcelarnos en un calabozo. Amenazaron a mis padres y yo tuve que irme de la comunidad", contó a dpa Juárez.

"Regresé a Nueva Jerusalén en 1997 y junto con otras personas que no estábamos de acuerdo con ese sistema y que se habían desencantado de las falsas promesas con las que los reclutaron decidimos empezar a educar de otra manera a nuestros hijos", afirmó.

Juárez fue uno de los promotores de la creación de escuelas laicas en Nueva Jerusalén, una de las cuales fue destruida el pasado 6 de julio por los fanáticos, después de que otra supuesta vidente aseguró que había tenido una revelación en la que se le indicaba que el centro educativo era "cosa del diablo".

Tras la muerte de Nábor Cárdenas en 2008 el nombramiento de su sucesor fue objeto de polémica, dado que varios líderes de la comunidad se disputaron el cargo. En la lucha por el poder finalmente se impuso el cura Antonio Lara, quien se hizo llamar "Martín de Tours", en alusión al santo católico europeo.

Los accesos a la improvisada escuela laica del pueblo se mantienen bloqueados para los profesores, estudiantes y padres de familia.
"Tenemos escuela parroquial desde hace 35 años y somos felices estudiando porque se nos enseñan buenas costumbres y a conservar nuestra cultura, moral, religión y respeto a las normas de vida que se llevan en este pueblo", decía uno de los carteles que han cargado esta semana menores vestidas con mantos como la virgen.

Expertos en religión mexicanos y los padres que se oponen al sistema consideran que la excesiva tolerancia de las autoridades ha contribuido a que se agudice el conflicto.

"La educación y la escuela es el único patrimonio que podemos dejarle a nuestros hijos, construimos escuelas para nuestros hijos respetando su libertad de culto, pero la escuela laica daña sus intereses, sus acuerdos políticos", afirmó Juárez.

Según denuncian los padres de familia apartados del grupo y personas que han estudiado el caso, también han sido tolerantes con la comunidad partidos como el Revolucionario Institucional (PRI), que dicen ha sacado provecho del sistema bajo el que han sido adoctrinados los pobladores.

Los bloqueos a la educación en Nueva Jerusalén también fueron rechazados esta semana por la Conferencia del Episcopado Mexicano, que consideró el hecho "un atropello".

"Este grupo, mal llamado 'radical católico', nada tiene que ver con los postulados de la Iglesia católica, apostólica y romana; es más, son cismáticos y por lo tanto quedan excluidos de la misma. Si bien utilizan símbolos propios de la Iglesia católica, reiteramos que nada tienen que ver con ella", señaló en un comunicado.

Expertos consideran que el diálogo que han mantenido en los últimos días los dos grupos que conviven en la comunidad debe ser el instrumento utilizado para resolver las diferencias.

"La autoridad tiene que ser muy cuidadosa y no realizar un acto represivo porque se podría interpretar como un episodio de apocalipsis, tiene que ser muy cuidadosa, la intervención no puede ser para reprimir a nadie", dijo a la prensa el especialista en fenómenos religiosos Juan Carlos Dozal.
Juárez asegura que si bien es cierto que han actuado de manera pacífica, no van a tolerar que los fanáticos destruyan sus viviendas, como han amenazado.

Una de las alternativas que surgió de las negociaciones que se realizan es que los menores que no han podido iniciar el ciclo escolar reciban clases en poblados cercanos, a los que irían con subsidios de transporte y alimentación de parte del Estado.

Este sábado el secretario de Educación Pública de México, José Ángel Córdova Villalobos, dio como un hecho que los menores regresarán a clases este lunes. Sin embargo, Juárez asegura que no aceptarán esta solución porque no es viable para los pequeños por los prolongados desplazamientos y costos que les mplicaría.

"Los niños tienen derecho a la educación y si el gobierno no da las garantías se quedarán sin estudiar y esto diría que no tenemos un gobierno responsable", destacó.

(vía eluniversal.com)

No hay comentarios: