jueves, 25 de octubre de 2012

Esta España a/gnóstica/tea

Según los sociólogos de la religión, el 26 % de los españoles se declaran ateos. Otros muchos reniegan de la religión sin identificarse con el ateísmo, prefieren llamarse agnósticos.

Seguimos con el análisis de la actual sociedad española, desde una perspectiva social, cultural y espiritual.

En el presente artículo vamos a abordar las dos grandes corrientes de formas de “no creer” de la sociedad española, el agnosticismo y el ateísmo.

AGNOSTICISMO

El agnosticismo constituye una peculiaridad más de la sociedad española.
En teoría, el agnóstico es una persona que no sabe si Dios existe o no existe. El filósofo alemán Franz Bretano sostiene que el agnóstico está más cerca del ateo que del creyente.

Típicamente agnóstico lo era Antonio Machado  cuando escribió:

Amargura
de querer y no poder,
creer, creer, creer.

Y agnóstico agónico lo fue Miguel de Unamuno  desde su decisiva crisis religiosa de 1897.

El libro del que fuera alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván , titulado ¿POR QUÉ SOY AGNÓSTICO?, ha hecho en España muchos conversos al agnosticismo.

Los llamados famosos, los que destacan en la política, la literatura, el arte, los negocios, el mundo del cine y de la música, los que llenan semanalmente las páginas de las revistas del corazón, reniegan de la religión, pero no se identifican en el bando del ateísmo. Prefieren llamarse agnósticos.

“Me considero agnóstica”, dice Victoria Camps, catedrática de Ética en la Universidad Autónoma de Barcelona. “Me siento agnóstico”, escribió el novelista Francisco Candel. “Soy agnóstico”, declara Iñaki Gabilondo, presentador de radio y televisión. Los ejemplos podrían multiplicarse.

El agnosticismo está de moda en España.

ATEÍSMO

Las estadísticas realizadas por el episcopado español han deducido siempre que España es un país católico. Incluso ahora se dice que el 85 por 100 de los españoles profesan la religión católica. Pero las estadísticas más fiables que hay, en opinión del documentadísimo teólogo laico ya fallecido, Miret Magdalena, las de González Anleo y González Blasco, dicen lo contrario. Según éstos sociólogos de la religión, veintiséis de cada cien españoles se declaran ateos.

Este porcentaje aparece corroborado, incluso aumentado, en el libro de José María Gironella, NUEVOS 100 ESPAÑOLES Y DIOS.

Del centenar de entrevistados, 39 se confiesan agnósticos o ateos. Ateos integrales. Niegan todo lo relacionado con la divinidad. El diplomático Gonzalo Puente ojea y el filósofo Fernando Savater son cabezas visibles del ateísmo contemporáneo en España. Dice Savater que no cree “en ningún Dios personal, creador, paternal, vehemente, providente, o todo lo contrario”.

s el botón de muestra de los más de diez millones de españoles que según Anleo y Blasco se confiesan ateos.

(protestantedigital.com)

No hay comentarios: