viernes, 5 de octubre de 2012

Marruecos niega la entrada al "barco del aborto"

RABAT/ÁMSTERDAM (Reuters) - Marruecos impidió el jueves a activistas de un grupo abortista holandés atracar su barco en uno de sus puertos para su primera campaña a favor del aborto en un país musulmán, con la que pretendían extender la concienciación sobre métodos seguros de interrumpir el embarazo en un país que prohíbe esta práctica.

Women on Waves (mujeres sobre las olas) anunció la semana pasada su intención de llevar su barco al puerto de Smir, en el norte de Marruecos, después de visitar países católicos como España, Portugal e Irlanda invitado por organizaciones feministas locales.

La organización dice que quiere extender la concienciación sobre el uso de píldoras para un aborto médico y que practicaría abortos en la nave cuando esté en aguas internacionales.

El jueves, Marlies Schellekens, una doctora de Women on Waves que había desembarcado, dijo que el puerto de Smir estaba "totalmente bloqueado por buques de guerra para que nadie pueda entrar", al día siguiente de que Rabat dijera que los activistas no podrían llegar por mar.

Pero posteriormente fuentes marroquíes dijeron que Women on Waves solo habían enviado un yate a Smir hace unos días, en lugar de su principal nave de campaña, un buque más grande, anticipando al parecer que Marruecos no les dejaría atracar.

"El velero ya ha dejado Smir y vuelve a casa. Ha sido una maniobra publicitaria", dijo una fuente oficial.

"Los organizadores llevaron a todo el mundo para un viaje (...) La gente (en el yate) se quedó a bordo y no completó los procesos de inmigración que les habrían permitido entrar en territorio marroquí".

Women on Waves había sido invitada por el grupo marroquí de derechos humanos Movimiento Alternativo para la Libertad Individual.

En Marruecos, al igual que en otros países musulmanes, el aborto es ilegal y está condenado con penas de hasta 20 años de prisión. Pero cada día se practican cientos de interrupciones del embarazo en clínicas clandestinas o utilizando hierbas medicinales, causando en ocasiones la muerte o graves lesiones.

Cada año cientos de solteras marroquíes se ven forzadas a abandonar o entregar sus bebés en adopción por el estigma vinculado con el aborto y el embarazo prematrimonial.

El miércoles, el ministro del Interior, Mohand Laenser, un integrante laico del gobierno que dirigen los islamistas moderados desde diciembre, dijo que el barco no recibiría permiso para entrar en Marruecos.

"Los organizadores nunca nos han contactado para conseguir permiso", dijo a Reuters.

La Asociación Marroquí contra los Abortos Clandestinos dijo en junio que la legislación sobre este asunto está desconectada de la realidad social del país y que la cantidad de abortos no seguros obliga a que se produzca un compromiso político para cambiarla.

Por Souhail Karam y Sara Webb

(vía Reuters)

No hay comentarios: