viernes, 18 de enero de 2013

Los descreídos sin religión superan los 1.000 millones de personas en el mundo

Dunia Benjadra-Rabat

Las personas que no creen en Dios o no tienen religión superan los 1.000 millones en el mundo. En la foto, una vista de la Meca, en Arabia Saudí, lugar sagrado para los musulmanes

Unos 1.100 millones de seres humanos en el mundo, el 16% de la población, no creen en Dios o al menos no se identifican con ninguna religión. Son el tercer grupo más importante después de los cristianos y los musulmanes. Son algo más de 16 habitantes de cada 100. Es uno de los datos que proporciona un estudio muy riguroso sobre la religiosidad en el mundo llevado a cabo por el think tank estadounidense Pew Center. Esta institución ha elaborado un informe con mapas incluidos sobre la importancia de las confesiones religiosas en el planeta tierra, que van desde las dos religiones del libro reveladas a los profetas Jesús y Mohamed hasta los jainistas, los rastafaris o los zoroástricos. Entre el  numeroso colectivo de los 1.100 millones de seres humanos hay muchos ateos, pero también personas que no manifiestan ningún tipo de simpatía por las religiones organizadas, aunque en algunos casos tengan necesidades espirituales. Como señala el sociólogo y teólogo español Manuel Fraijó, que es también profesor de Historia de las Religiones en la UNED, a un diario madrileño, “los límites entre creyentes, personas que se adhieren a los dogmas, los aceptan, y religiosos, gente con sentimientos espirituales o una cierta dimensión de profundidad, son difusos”. Ese 16% de la población mundial rechaza las religiones por motivos filosóficos o ideológicos pero también porque no ve con buenos ojos su utilización política y mercantil. Para el teólogo católico progresista Juan José Tamayo, “se trata de una desafección institucional; no supone una renuncia a las creencias, la experiencia religiosa personal o las opciones éticas. Ese 16% de desafectos institucionales pueden experimentar sentido de la trascendencia, espiritualidad, actitudes religiosas y valores éticos de manera espontánea y gratuita, es decir, al margen de las instituciones, que son el fracaso de la religión porque dogmatizan mensajes éticos y los mercantilizan”.

Cristianismo hegemónico

Según el informe de Pew Center, los cristianos son en la actualidad el grupo religioso mayoritario, representan el 31,5% de la población creyente en Dios y en una religión. Los cristianos son 2.200 millones de personas, y la mitad de ellos son católicos. Les siguen de cerca los musulmanes, que son 1.600 millones y representan el 23,2%. Aparecen después otros grupos importantes: hindúes (15%), budistas (7,1%), adeptos de religiones africanas, de tribus chinas o de indios americanos y aborígenes australianos (5,9%). Otras religiones o espiritualidades como el taoísmo, el sintoísmo, los sijs o el bahaísmo representan el 0,8%, unos 58 millones de personas. Los partidarios del judaísmo apenas representan el 0,2% de los creyentes, unos 14 millones de fieles repartidos fundamentalmente en Israel y Estados Unidos casi a partes iguales. La investigación estadounidense no establece cuántas personas proceden de diversas religiones entre los descreídos. El profesor Fraijó indica que “del islam no se sale nadie, porque es una forma de vida; salirse implica abandonar la sociedad. Pero del cristianismo sí se van muchos, hay una secularización muy fuerte. La religión donde más movimiento hay en Europa es el cristianismo”. Por ejemplo, en el caso de España, entre el 18% de españoles que hace cinco años se declaraban sin adscripción religiosa, según la Fundación Bertelsmann, el 87% de ellos habían tenido una educación católica.

Reparto de los no religiosos

El estudio establece una  distribución geográfica del grupo de no religiosos. Resulta que son mayoría en China, República Checa, Estonia, Hong Kong, Japón y Corea del Norte. “En China ha habido un abandono masivo del confucionismo, que es visto como la religión de los funcionarios, los políticos y las ciudades, más que del taoísmo, la religión del campo”, señala   Fraijó. Y agrega: “Japón, por su parte, es muy refractario a las conversiones. Pese a la importante presencia de los jesuitas en el país desde hace siglos, solo un 1% de la población se ha convertido al cristianismo”. Según Pew Center, la región de Asia-Pacífico es la reserva espiritual del planeta. En esa región existen varios grupos religiosos muy poderosos que incluyen a  la aplastante mayoría de hindúes y budistas, con una población cercana al 90% del total. Aunque la comunidad cristiana es la  más dispersa geográficamente, pues está presente en todos los continentes,  el estudio revela  que tres cuartas partes de la población mundial, el 73%,  viven en países donde su confesión es mayoritaria, en especial hindúes y cristianos. Los seguidores de Jesús  viven en  157 países  donde son mayoría. En algunas regiones, como en Oriente Medio, son minoría.  Por edades,  la religión con mayor número de seguidores jóvenes es el islam (23 años de media), frente a los judíos, que con 36 años son los mayores de los ocho grandes grupos estudiados. En el caso de los cristianos, la media de edad es de 30 años.

(vía correodiplomatico.com)

No hay comentarios: