martes, 5 de marzo de 2013

Religión, sexo y cine... mezcla escandalosa

image
MONTERREY, NL.- Pocas son las figuras de quienes se habla con tanta ceremonia y respeto como se hace con el Papa, ya que como líder de la Iglesia Católica y soberano del Estado Vaticano, encabeza una de las instituciones más poderosas del planeta.

Para millones de personas es el representante de Dios en la Tierra y, dada su posición e investidura, juega un rol protagónico en la historia y en la política durante su pontificado.

En la pantalla grande se ha especulado con la posibilidad de que las paredes del Vaticano ocultan muchos más misterios de los que podemos imaginar. En enero del 2012 parte de estos secretos salieron a la luz con el famoso "Vatileaks" (filtraciones de información desde adentro del Vaticano), en donde archivos y documentos daban cuenta de casos de corrupción y extorsión, así como de sacerdotes homosexuales y abuso sexual infantil.

A propósito de la reciente renuncia de Joseph Ratzinger como Papa Benedicto XVI recordamos filmes que han intentado escarbar al interior del hermético mundo de la Santa Sede.

HABEMUS CONTROVERSIA

En 1990, El Padrino: Parte III retrata la asunción del Cardenal Lamberto como el Papa Juan Pablo I, relacionando a éste -y al Vaticano- con la familia mafiosa de los Corleone, con quienes arreglaría un negocio multimillonario de bienes raíces.

La Pontífice (2009) narra la supuesta existencia de una mujer inglesa que ascendió al trono de San Pedro en el siglo 9 con el nombre del Papa Juan, luego de que al hacerse pasar por hombre fue escalando peldaños en su congregación.

En su momento, la Santa Sede descalificó la cinta y la llamó "un engaño" pues se basa en una leyenda que, para la Iglesia, fue utilizada por los primeros protestantes para ridiculizar a Roma.

Tom Hanks retoma el papel de Robert Langdon en Ángeles y Demonios (2009) para ayudar a las autoridades del Vaticano a encontrar a los cuatro candidatos con mayores posibilidades de suceder al recientemente fallecido Papa Pío XVI, quienes fueron secuestrados por una organización secreta llamada los Illuminati.

En Habemus Papam (2011) se cuenta la posibilidad de que un nuevo pontífice sufra un ataque de pánico el día en que es nombrado Jefe de la Iglesia Católica y que, para ayudarlo, se convoque a un psicoanalista que le pueda dar terapia para continuar con su nombramiento.

El Papa Alejandro VI, o Rodrigo Borgia, es sin duda uno de los papas más controvertidos de los que se tiene memoria. Fue Sumo Pontífice de 1492 a 1503 y pasó a la historia como el patriarca de una dinastía sedienta de poder y capaz de hacer cualquier cosa para conseguir sus objetivos.

DE PADRES Y MONJAS

Escándalos en torno a la figura sacerdotal también han sido llevados a la pantalla grande.

A la par de esta situación, casos de corrupción y abuso sexual infantil de sacerdotes católicos en varias partes del mundo han ocupado espacios en las noticias de manera frecuente últimamente.

Por ejemplo, está la historia del Cardenal Keith O'Brien, líder de la Iglesia Católica en Escocia, a quien le acaban de aceptar su renuncia luego de que se revelaran acusaciones de acoso sexual contra cuatro seminaristas en la década de los 80.

Otro caso es el del Cardenal Roger Mahony, quien está acusado de encubrir a 120 sacerdotes pederastas mientras fungía como Arzobispo de Los Ángeles. Entre los sacerdotes que presuntamente encubrió está el mexicano Nicolás Aguilar Rivera, acusado de abusar sexualmente a 26 menores.

En México el caso más prominente es el de Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo, y que fue separado de sus funciones antes de su muerte, en enero del 2008, acusado de cometer abusos sexuales hacia estudiantes y miembros de su congregación.

La película Obediencia Perfecta, inspirada en Maciel, podría ser estrenada en abril, de acuerdo con declaraciones del productor y director Luis Urquiza a la revista Proceso.

Otra cinta representativa de este tema es Actos Privados (Priest, 1994) de la directora Antonia Bird, en la que un sacerdote joven, interpretado por Linus Roache, descubre que algunos de sus colegas tienen relaciones con mujeres mientras él lucha en contra de su tendencia homosexual. El filme fue censurado en Irlanda.

La miniserie canadiense The Boys of St. Vincent (1993) cuenta la historia de un orfanato en donde decenas de niños son abusados física, psicológica y sexualmente por hermanos religiosos. Parecida a esta trama es la que sucede en En el Nombre de Dios (The Magdalene Sisters, (2002), en la que se describen casos reales de mujeres que fueron abusadas por las monjas que administraban los Asilos de las Magdalenas en Irlanda, desde el siglo 18 hasta 1996 cuando cerró el último de éstos.

(vía noticiasnet.mx)

No hay comentarios: