martes, 23 de abril de 2013

El PSOE ve "anómala y exagerada" la presencia pública de la Iglesia

Ramón Jáuregui.

Jaúregui niega oportunismo al querer denunciar ahora el Concordato

Jáuregui ha precisado que la posibilidad de romper esos acuerdos es una reflexión que viene haciendo "una fuerte corriente" de su partido antes ya de que se anunciara la reforma de la ley del aborto

El exministro Ramón Jáuregui ha negado hoy que el PSOE se mueva por oportunismo a la hora de pedir que se rompan los acuerdos con la Santa Sede si se reforma la ley del aborto y ha asegurado que el asunto es "más profundo", porque la fuerza de la Iglesia en el debate público es anómala y exagerada.

Jáuregui ha ofrecido una rueda de prensa junto a la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, para informar de la reunión de la Ejecutiva Federal del partido, en la que se ha hablado, entre otros temas, de la reforma de la ley de interrupción voluntaria del embarazo que plantea el Gobierno, según los socialistas, al dictado de la jerarquía eclesiástica.

Valenciano se ha quejado de que el Ejecutivo no escuche a los colectivos profesionales de la sanidad y la educación pública o a los promotores de la iniciativa popular antidesahucios cuando, sin embargo, "los obispos son escuchados en primer término".

La "número dos" del PSOE ha insistido en la idea de que "si se consuma la fechoría contra las mujeres" los socialistas estudiarán fórmulas para pedir que se denuncien los acuerdos con la Santa Sede.

Pero Jáuregui ha precisado que la posibilidad de romper esos acuerdos es una reflexión que viene haciendo "una fuerte corriente" de su partido antes ya de que se anunciara la reforma de la ley del aborto.

Más allá de discrepancias concretas como ésa, el diputado socialista, que coordina los trabajos de la conferencia política del PSOE, ha considerado que la sociedad española del siglo XXI debe desprenderse de tradiciones "un poco anómalas" como es la fuerza de la Iglesia católica en el debate público español, que ha calificado de "exagerada".

A su juicio, es probable que no se puedan mantener invariables los términos "de aquel viejo tratado del año 1979" con el Vaticano, en un país que ha evolucionado hacia una concepción de la igualdad de la libertad religiosa y de la laicidad incluyente.

Valenciano, por su parte, ha opinado que la reforma de la ley del aborto que prevé el Gobierno convertirá a España en el país con la legislación "más reaccionaria del mundo occidental" sobre ese tema.

"No vamos asistir pasivamente a este retroceso", ha proclamado, convencida de que esos planes son "doblemente graves", porque "arrebatan" a las mujeres un espacio de autonomía y libertad que habían conquistado y porque se devuelve un "gran protagonismo" a la Conferencia Episcopal.

(vía RD/Agencias)

No hay comentarios: