sábado, 1 de junio de 2013

Busca Presidente del Banco Vaticano calificación “muy bien" de expertos

Ernst von Freyberg aseguró que, bajo su dirección, el Instituto para las Obras de Religión, encargado de evaluar los sistemas nacionales para combatir el lavado de dinero, no se conformará con ser calificado de “bien”.

Foto: Especial - Ernst von Freyberg

Ciudad del Vaticano • El nuevo presidente del banco del papa, Ernst von Freyberg, aseguró que, bajo su dirección, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido popularmente como el Banco Vaticano, criticado por su opacidad, espera obtener del grupo de expertos europeos Moneyval "la calificación muy bien" y no se contentaría únicamente con la calificación "bien" en la lucha contra el lavado de dinero.

Nombrado en marzo por Benedicto XVI poco antes de su renuncia al Instituto para las obras de la religión (IOR), el industrial alemán dio por primera vez una serie de entrevistas, publicadas el viernes por seis diarios europeos.

En el diario francés Le Figaro, von Freyberg explica que "el objetivo de la Santa Sede", es "obtener la calificación +muy bien+ y no solo +bien+ de parte de Moneyval", instituto europeo encargado de evaluar los sistemas nacionales para combatir el lavado de dinero.

Freyberg denunció "la mala comunicación" en el pasado del IOR: "La tradición aquí era el silencio... Pero cuando no se habla, es también una forma de mensaje... Esto lo cambiamos ahora".

"Queremos detener el tiempo de los rumores. La IOR nada tiene que esconder. Pero no osaba hablar. Ese tiempo cambió", dijo.

Von Freyberg indicó que sobre "un pasado a la vez muy bello y sin embargo turbio", por ejemplo con la quiebra del Banco Ambrosiano, va a "pedir a un historiador independiente trabajar sobre la historia del IOR para ver claro". Pero también denunció "la calumnia".

Freyberg explicó que después del 11 de septiembre de 2001, "se instaló un sistema internacional que pone límites". "Y no tomamos el tren", agregó.

"La crisis financiera acentuó aún más la necesidad de control de los flujos financieros. No vimos a tiempo esta evolución, pues pensábamos hacer parte de los buenos alumnos, protegidos por una especie de isla en medio del mundo".

Según Von Freyberg, "el IOR goza de buena salud" (...) "La peor sorpresa que encontré fue sobre como nos perciben"..

El banquero indicó que en dos años, las cuentas de unos 6 mil clientes fueron cerradas: "cuentas durmientes o poco utilizadas". "El caso típico es el de una religiosa que viene a estudiar a Roma y se va olvidando cerrar la cuenta", agregó.

Según von Freyberg, el IOR tiene 18 mil 900 clientes y mantuvo el monto de sus activos con 7.100 millones de euros confiados por los clientes.

(vía milenio.com)

No hay comentarios: