lunes, 3 de noviembre de 2014

Carta abierta a Ben Affleck

Por Eiynah

Querido Ben,

Me dirijo a ti hoy como una mujer que nació y se crió en el islam. Vi tu debate con Bill Maher y Sam Harris, y debo decir que me hiciste un flaco favor ese día. Tu corazón estaba en el lugar correcto, por supuesto, y fue precioso que dieras un paso adelante y defendieras a 'mi gente'.

Sin embargo, lo que realmente hiciste, tal vez sin querer, fue silenciar una conversación que nunca se inicia. Dos personas intentaron iniciar un diálogo y tú ni siquiera escuchaste. ¿Por qué habría conjuntos de ideas exentos de la crítica, Ben?

¿Por qué están siendo los musulmanes 'preservados' en una cápsula del tiempo de siglos pasados​​? ¿Por qué está bien que sigamos viviendo en un mundo en el que nuestras mujeres son comparadas con dulces esperando a ser consumidos? ¿Por qué es aceptable que las mujeres en el resto del mundo luchen por la libertad y la igualdad, mientras a nosotras nos dicen que cubramos nuestros vergonzosos cuerpos? ¿No puedes ver que nos impiden formar parte de este club de élite conocido como siglo 21?

Los progresistas nobles como tú siempre defienden a los musulmanes ante las falsas representaciones y se oponen a los islamófobos, lo que es genial pero ¿quién se pone de mi lado y el de los otros que se sienten oprimidos por la religión? Cada vez que elevamos nuestras voces, uno de nosotros es asesinado o amenazado. Soy una blogger e ilustradora, no represento ninguna amenaza para nadie, Ben, a excepción de aquellos que temen a las palabras y los dibujos. Quiero la libertad de expresarme sin el muy real temor de que podría ser asesinada por ello. ¿Es eso mucho pedir?

Cuando escribí un libro para niños que lleva un mensaje de diversidad e inclusión para todos, mi vida cambió. Mi libro, Mi Chacha (tío) es gay, tiene el inocente mensaje 'El amor es de todos', contra la homofobia. Esto no fue aceptable para muchos de mis hermanos y hermanas musulmanes.

Desde ese proyecto se me ha declarado "enemiga de Dios" y se me considera merecedora de la muerte. Todo porque quiero ayudar a crear un mundo en el que los niños del sur de Asia también puedan contar sus historias, para que ellos también sepan que el amor viene en todas las formas, y que eso está bien. Mis hermanos y hermanas musulmanes fueron duramente golpeados por este trabajo, ya que aborda el tema de la homofobia dentro de nuestra propia comunidad. No es algo que puedan pasar por inmoralidad 'occidental'. Así como ellos niegan la existencia de cualquier problema dentro de la doctrina del islam, muchos niegan la existencia de la homosexualidad entre los buenos y 'morales' musulmanes. Así de fácil se niega la existencia de millones de personas. Por favor, no defiendas a las personas que piensan de esta manera y, déjame decirte Ben, muchos musulmanes 'buenos' piensan de esta manera.

Lo que hiciste al gritar 'racista' fue cerrar una conversación que muchos de nosotros hemos estado esperando a tener. Negaste los problemas, ayudando a los que desean negar que hay problemas. Te convertiste en un héroe instantáneo, un defensor del islam. Es noble, realmente lo es. Lo entiendo porque yo también soy azotada y afectada por los problemas causados ​​por la verdadera islamofobia. Tengo un nombre musulmán y piel morena, mis pacíficos parientes han sido empujados en el metro y llamados "terroristas" sin motivo.

Lo entiendo.

Debemos distinguir entre la crítica a una ideología y ser odiosos hacia un grupo de personas. Y por esta razón creo que la lucha contra los problemas dentro del islam deben ser dobles. Deben ser puestos sobre la mesa, pero a la vez debemos subrayar que la culpa de estos problemas no recae sobre individuos.

Queriendo ser políticamente correctos y "progresistas", silenciamos las voces de millones. Me dirijo a ti porque fuiste instrumental en el inicio de esta conversación. Aquellos de nosotros que queremos la reforma somos silenciados por los extremistas, así como los progresistas que nos traicionan en nombre del multiculturalismo.

ISIS pinta un cuadro horrible, así que entiendo la reacción instintiva de negar cualquier vínculo. La mayoría de los musulmanes eligen interpretar las Escrituras de una manera pacífica, pero eso no significa que la materia prima no está ahí para aquellos que eligen el camino de la violencia. Ese material debe ser abordado.

¿Podemos hablar por un segundo de los flagrantes dobles raseros y la violación de los derechos humanos? En todos los países occidentales se construyen mezquitas, por lo general sin mucho problema. Pero en el centro del islam, el corazón del islam, Arabia Saudita, sólo a los musulmanes se les permite practicar oficialmente su fe. No hay iglesias, templos o sinagogas porque Arabia Saudita no permitirá que exista ningún lugar de culto no musulmán. ¿Quién los hará responsables de tal injusticia si callamos a todos los que hablan en contra del islam?

¿Qué tiene de malo querer entrar en el siglo actual? No debería haber ninguna vergüenza. No se puede negar que la violencia, la misoginia y la homofobia existen en todos los textos religiosos, pero el islam es la única religión que, hasta el día de hoy, se adhiere tan literalmente.

En tu cultura tienes el lujo de decirle 'locos' a este tipo de literalistas, como la Iglesia Bautista de Westboro, por ejemplo. En mi cultura, esos valores son mantenidos por más gente de la que nos damos cuenta. Muchos tratarán de negarlo pero, por favor, escúchame cuando digo que estos no son valores marginales. Es evidente en la ausencia de musulmanes dispuestos a hablar en contra de la arcaica ley sharía. El castigo por la blasfemia y la apostasía, etc, son herramientas de opresión. ¿Por qué no son abordadas incluso por la gente pacífica que "no son fanáticos, que sólo quieren tener algunos bocadillos y orar cinco veces al día"? ¿Dónde están los manifestantes musulmanes contra las leyes que castigan la blasfemia/apostasía? ¿Dónde están los musulmanes que toman una posición en contra de la interpretación rígida de la sharía? Esta gente pacífica come-bocadillos no defiende a los que sufren en nombre del islam, Ben, y ahí radica nuestro problema.

Tal vez los argumentos que Maher y Harris estaban tratando de exponer se digieren más fácilmente cuando vienen de dentro de la comunidad, puedo valorar eso. Es por eso que me dirijo a ti, como alguien que personalmente ha sido herida por la falta de reconocimiento de estos asuntos.

Si los musulmanes no critican sus propias atrocidades, entonces la gente de afuera lo hará y su mensaje no será escuchado simplemente por ser quienes son. Es un círculo vicioso, que sólo puede romperse si, de hecho, como dijo Harris, los verdaderos reformadores son empoderados.

Te pido a ti y a cualquiera que lea esto que haga un esfuerzo por buscar a los reformistas dentro de nuestra comunidad, y apoyarlos en cualquier forma que puedan.

Si me dejaran encontrarme sin vigilancia con un hombre que no sea mi padre, hermano o marido, me habría encantado discutir esto contigo tomándonos unos tragos (algo que tampoco me permiten). Así que, como ves, las cosas deben cambiar.

Sinceramente,

Eiynah

___________

A raíz de la publicación de esta carta, Eiynah ha recibido mensajes de musulmanes moderados y 'progresistas' ofendidos, que la han llamado "racista" y "traidora de la raza".Tsk, tsk, tsk... musulmanes que no entienden que el islam no es una raza.

(Imagen: Marco Manna Photographyvia photopin cc)
(Via De Avanzada)

No hay comentarios: