miércoles, 4 de marzo de 2015

La educación de un estado democrático no debería promover ninguna religión (Carta)

Melero (Jubilado, Cervelló)

Siendo España un Estado democrático y laico, debería mantenerse neutral respecto a las religiones y no promover ninguna de ellas en las escuelas, como hace la LOMCE con la católica. Los centros de culto son los más apropiados para adoctrinar en una determinada religión. La educación en valores sociales y éticos debería ser obligatoria para todos los alumnos, sin prever la opción de Religión como alternativa. Dicha opción favorece la segregación de los alumnos de su grupo-clase. La religión, con su visión dogmática de verdades reveladas por Dios, choca frontalmente con la enseñanza de la ciencia, que se basa en acercarse al conocimiento y a la verdad a través de la observación y del análisis, propios de la investigación. El origen del universo y del hombre, por ejemplo, son tratados de forma divergente por la religión y por la ciencia, pudiendo llevar a los alumnos a tener conflictos. Y así todos los aspectos que afectan a nuestra innata curiosidad por conocernos a nosotros mismos y el mundo que nos envuelve. Una alternativa a la religión católica sería el estudio y conocimiento de la cultura religiosa transmitida a través de las tres grandes religiones monoteístas (cristianismo, islamismo y judaísmo). 

(vía elperiodico.com)

No hay comentarios: