miércoles, 15 de abril de 2015

Afloran más asperezas en el Supremo por separación Iglesia y Estado (documentos)

La jueza asociada Anabelle Rodríguez Rodríguez (Josian Bruno/Archivo NotiCel)
El llamado a un mayor activismo de las Iglesias y grupos religiosos para defender la permanencia de valores cristianos del juez del Tribunal Supremo, Ericl Kolthoff, sigue provocando críticas y reacciones, en esta ocasión de una de sus homólogas en el Alto Foro judicial, la jueza asociada  Anabelle Rodríguez Rodríguez, a propósito de una decisión sobre una solicitud de certiorari. 
Las asperezas entre los jueces del Supremo siguen aflorando en cuanto a la separación de Iglesia y Estado, luego de que la jueza Rodríguez Rodríguez trajera el asunto a colación en su voto particular, al que se unieron la jueza presidenta Liana Fiol Matta, y la jueza asociada Maite Oronoz.
En el mismo, Rodríguez Rodríguez alega que, “La mayoría de este Tribunal se niega a revisar una controversia de índole religiosa en la cual los foros de instancia, mediante una lectura errónea de la libertad de culto de una institución religiosa, la anteponen sobre un reclamo en protección de menores”.
En el caso citado, los padres de un joven vienen reclamando desde el 2007 por daños y perjuicios, incumplimiento de contrato y violación de derechos del entonces menor tras ser disciplinado por la Academia Wesleyan tras ser sancionado por acoso escolar. Luego de que el Tribunal de Apelaciones desestimara el caso, recurrieron al Supremo solicitando la certificación que fue denegada por la mayoría.
“La separación de Iglesia y Estado no impide que un tribunal pueda conceder un remedio si una entidad educativa religiosa ocasionó daños y perjuicios en la imposición de medidas disciplinarias a un estudiante y si una entidad incumplió un contrato”, planteó la Jueza Asociada.
Para Rodríguez Rodríguez la completa separación garantizaría “el debido respeto de todas las religiones” así como el trato imparcial e igualitario del Estado, respetando y valorando la pluralidad e individualidad de cada cual.
“Al asumir el cargo, juramos defender la Constitución del Estado Libre Asociado… no juramos defender o adelantar los postulados que se recogen en el Corán, la Biblia o el Torá o el Talmud…” ya que lo contrario significaría poner “en tela de juicio nuestra imparcialidad institucional y lacera irremediablemente la función adjudicadora de este Tribunal”, pareció reclamar directamente al juez Kolthoff en su voto disidente.
El pasado sábado el juez supremo indicó durante una intervención en el Segundo Congreso de la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos (NHCLC), Capítulo de Puerto Rico que, “Estoy convencido de que cada vez más debemos estar en pro de nuestros principios y valores cristianos”.
Para el Juez, la intención inicial de la enmienda de total separación de Iglesia y Estado, añadida en 1947, era imponer limitaciones al Gobierno para impedirle aprobar legislación que discriminara otra religión o apropiarse de una religión particular, pero la conyuntura ha servido como plataforma “para crear la percepción de que los creyentes y organizaciones religiosas no deben intentar influenciar a los votantes y gobiernos” pues se le estaría negando la libertad de expresión y asociación a este sector.
Tras la resolución de no ha lugar del Supremo sobre la demanda contra la Academia Wesleyan, el juez Rafael Martínez emitió un voto particular de conformidad al que se unió Kolthoff para contestar directamente la disidencia de Rodríguez Rodríguez.
Catalogándolo como un voto “sorpresivo”, Rivera y Kolthoff descartaron las razones del voto como “totalmente forzadas como si quisiera expresar su incomodidad con otras situaciones recientes que nada tienen que ver con los méritos del caso” pues la disposición del mismo “no tiene relación alguna con el hecho de que haya una institución religiosa involucrada”.
Según la resolución, “como la revisión es contra el resultado y no contra los fundamentos del dictamen del Tribunal de Apelaciones, voto conforme con proveer no ha lugar al recurso”, indicaron el juez Martínez, junto a Pabón Charneco, Kolthoff y Feliberti Cintrón. El juez Luis Estrella se inhibió.
(vía Noticel)

No hay comentarios: