sábado, 31 de diciembre de 2011

Ni alcohol ni bikini en las playas

El movimiento de Tarek al Zumurm, Al Gamaa Al Islamiya (grupo islámico, en árabe), forma parte del partido «Construcción y Desarrollo», de orientación salafista.

Los radicales apuntan a que los problemas de Egipto se deben a Occidente

Los radicales apuntan a que los problemas de Egipto se deben a Occidente

Francesca Cicardi

EL CAIRO.- Su intención es colaborar con los Hermanos Musulmanes, los más que probables vencedores de las elecciones, para dar a la transición egipcia una orientación religiosa. Pero para Al Zumur, los problemas de Egipto no son nuevos y derivan básicamente de décadas de relación viciada con Occidente. «Egipto nunca había sido tan pobre, el pueblo sufre y no se ha beneficiado del desarrollo», dice educada y cordialmente, pero con un punto de rencor más que evidente. «La colaboración con Occidente ha sido nefasta, sólo hemos obtenido humillación y pobreza», añade, asegurando que los países árabes y musulmanes no volverán a aceptar la explotación ni tampoco las lecciones de Europa ni de Estados Unidos. Aunque asegura que defiende la participación de las mujeres en la vida pública, en su partido hay 1.500 mujeres de los 5.000 miembros, aunque ninguna será candidata en las elecciones parlamentarias.

Tras la revolución, los salafistas han salido de la clandestinidad y han iniciado una ofensiva que molesta a los laicos y liberales y asusta a muchos otros colectivos, como los cristianos coptos. En concreto, los predicadores, que lanzan mensajes provocativos y de odio a través de las ondas televisivas y radiofónicas, amenazando, por ejemplo, con prohibir el uso del bikini en las playas de Egipto, donde el turismo es una de las principales fuentes de ingresos. Por su parte, los partidos políticos salafistas han mantenido un discurso más moderado y conciliador, pero se teme que terminadas las elecciones sus verdaderas intenciones sean las que anuncian los clérigos e ideólogos, sobre los que los candidatos se apoyan para atraer a los votantes. Ellos fueron los que advirtieron a la población de que era pecado rebelarse contra el presidente Mubarak y hacer una revolución, de la que ahora se benefician.

(vía larazon.es)

No hay comentarios: