sábado, 3 de diciembre de 2011

Una chirigota ceutí, condenada por ofender a los musulmanes en una de sus composiciones

Los «polluelos» criticaban la violencia islamista por las caricaturas de Mahoma, pero el Ministerio Fiscal no ha atendido esas alegaciones.

El acuerdo entre el Ministerio Fiscal, la acusación particular y Los Polluelos con Pelos en los Güevos permitirá a esta chirigota ceutí eludir la prisión que reclamaban ambas acusaciones: dos años y año y medio de cárcel, respectivamente, además de miles de euros de multa. Dicho acuerdo fija la pena, por una falta de injurias, con una multa de dos euros al día durante diez jornadas. La querella había sido interpuesta por la coalición Unión Demócrata Ceutí-Izquierda Unida en la Asamblea de la ciudad autónoma.
Según informa Europa Press, la chirigota ganó en 2006 el galardón a la mejor agrupación de carnaval en su categoría, la mejor letra y el mejor popurrí, pero al haber sido condenada no percibirá la cuantía económica correspondiente a dichos premios, que quedó paralizada tras la querella.

La letra de la canción que ha motivado la condena hacía humor con la llamada a la oración desde las mezquitas ("Aquí hay becerros pa´ tener un sueldo diario") y con la desigualdad demográfica de la ciudad ("Dejar de ponernos ya condones / que estamos ya igualadas las dos poblaciones") y se refería a los musulmanes con estos versos: "Me han hecho aquí un cristo de caricatura / que no se parece al mío ni en pintura / y mi cultura no es locura. / Me fui directo al libro de Naturales / pa´ ver si los turcos son animales irracionales. / Vi que esta gente y los bovinos son iguales / y me aclaró la duda: son sólo animales. / Antes de irme... ¡Qué mal lo hizo Hitler...!".
Los Polluelos alegaron en su defensa que el sentido de su parodia no se refería a la población musulmana en general, sino que se había pensado a raíz de la oleada de violencia islamista que recorría el mundo justo en aquellas fechas y provocó manifestaciones radicales en Europa, varios muertos (en Afagnistán, Líbano, Somalia, Irak), asaltos a embajadas, quema de edificios, etc.
Todos aquellos incidentes habían sido promovidos tras la publicación en el diario danés Jyllands-Posten de unas caricaturas de Mahoma con las que precisamente se denunciaba el terrorismo islamista.

La Fiscalia consideró, sin embargo, que incluso en el contexto de Carnaval las alusiones a "personas de una religión determinada, a los que asimila con animales irracionales" caen en el ámbito penal. La acusación particular las consideraba incluso "xenófobas" e "incitadoras al odio entre las personas".

(vía religionenlibertad.com)

No hay comentarios: