martes, 28 de febrero de 2012

Religión pierde adeptos en A Coruña

Los alumnos matriculados en esta asignatura descienden en la provincia en los dos últimos años mientras que quienes eligen Atención Educativa aumentan un 17%

image

Seis de cada diez alumnos que estudian en la provincia coruñesa deciden matricularse en clase de Religión católica aunque, eso sí, esta asignatura pierde adeptos cada año, en favor de la alternativa no confesional: Atención Educativa, cuya matrícula aumentó un 17% en dos cursos. La Iglesia cree que este trasvase se debe a que Atención Educativa es un cajón de sastre, donde los alumnos pueden desde hacer los deberes hasta tener la hora libre. La ley obliga a que un profesor atienda la clase, pero no fija contenidos

ANA RAMIL / C. V | A CORUÑA / SANTIAGO La Religión católica vive horas bajas en las aulas coruñesas. Pese a que todavía es la opción mayoritaria en la provincia -seis de cada diez matriculados estudian esta asignatura-, a la hora de captar nuevos alumnos, Atención Educativa -la materia alternativa para quienes no quieren formación confesional- gana ampliamente la batalla. Mientras los alumnos que cursan Religión en A Coruña bajaron un 3,8% en los últimos dos años, al pasar de los 90.057 del curso 2009-2010 a los 86.561 de este año académico, quienes prefieren Atención Educativa aumentaron un 17%, de 37.602 a 44.002, según los últimos datos de la Consellería de Educación.

Tras un periplo legislativo, la asignatura de Religión quedó fijada como obligatoria para los centros y optativa para los alumnos en la Ley Orgánica de 2006. Las otras opciones son Alternativa Educativa e Historia de las Religiones en ESO o Actividades de Estudio, en Bachillerato. Pero por el momento, la primera opción es la que se lleva más parte del pastel. A nivel autonómico, la matrícula en Atención Educativa se incrementó un 15,5% y por provincias, A Coruña es la que registró una mayor subida -solo superada por Ourense (un 25%)- y seguida de Pontevedra (13%) y Lugo (12%). En paralelo, todas las provincias perdieron alumnado en Religión: Lugo (-4,6%); Ourense (5,1%) y Pontevedra (-3,3%).

Desde la Iglesia tienen claro que la causa de este trasvase de alumnos tiene que ver con el hecho de que Atención Educativa se haya convertido en un cajón de sastre, utilizado por muchos centros para que los alumnos repasen otras materias o tengan la hora libre. La legislación solo obliga a que los estudiantes tengan la supervisión de un profesor en el aula mientras sus compañeros imparten clase de Religión. Las actividades que se realicen en Atención Educativa dependen de la dirección del centro. Solo en A Coruña existen múltiples opciones: desde quienes aprovechan esas horas para visionar películas, analizar temas de actualidad a través de la prensa o quienes prefieren que se utilice para adelantar deberes de otras materias. Desde el Arzobispado de Santiago denuncian, sin embargo, que muchas veces los alumnos tienen la hora libre o dan clases de refuerzo de otra asignatura. Algo que, según criticaron en varias ocasiones, perjudica a los matriculados en Religión y a la hora de elegir, inclina claramente la balanza en contra de la asignatura confesional.

Desde la diócesis compostelana aseguran que "el hecho religioso" debe estar presente en la educación y por ello, creen que la mejor alternativa para quienes no quieren una asignatura confesional es elegir Historia y Cultura de las Religiones. Las familias, sin embargo, no opinan lo mismo. Los últimos datos ofrecidos por la Consellería de Educación revelan que esta materia es la que más estudiantes ha perdido en los últimos dos cursos. En el caso de la provincia de A Coruña, los matriculados en Historia de las Religiones pasaron de 919 en 2009 a los 574 del actual curso, es decir, un 37% menos. El mayor descenso se produjo en Lugo, donde los matriculados bajaron un 67%, seguida de Ourense (-44%) y Pontevedra (-9%).

En el lado contrario, la Religión evangélica, que gana adeptos en toda Galicia, pese a ser todavía minoritaria. En los colegios coruñeses ya hay 574 alumnos que cursan esta materia, un 16% que hace tan solo dos cursos.

A la hora de analizar los datos por ciudades, A Coruña destaca como la urbe gallega en la que más alumnos estudian Religión católica (20.565, el 69% del total), frente a los 18.477 de Vigo, pese a que la capital viguesa es la que cuenta con mayor número absoluto de estudiantes de Galicia. La situación da la vuelta al hablar de Atención Educativa: mientras Vigo tiene un total de 12.144 matriculados, A Coruña solo 8.850. La ciudad coruñesa también destaca en Religión evangélica (255 alumnos, frente a los 33 de Vigo) y pierde en Historia de las Religiones: 819 vigueses, frente a 134 coruñeses.

La competencia es cada vez más dura, pero, de momento, la Religión católica preside las aulas gallegas.

No hay comentarios: