sábado, 24 de marzo de 2012

Benedicto XVI llega a México en medio de un debate religioso

El pontífice llega al país en el contexto del proceso electoral presidencial y el análisis en el Congreso de la reforma religiosa

LEÓN — El papa Benedicto XVI inicia este viernes su primera visita a México en siete años de pontificado, a una semana de que inicien las campañas presidenciales y en medio del debate por una reforma religiosa.

El jefe del Estado Vaticano será recibido por el presidente Felipe Calderón en el Aeropuerto Internacional de León a las 16:30 horas (local).

Sigue toda la cobertura de la visita de Benedicto XVI a México

Desde ahí recorrerá 34 kilómetros hasta el Colegio de Miraflores, en la ciudad de León, adaptado como su residencia para su estancia en Guanajuato, el único estado que visitará.

Este sábado, el pontífice oficiará una misa en privado en el Colegio Miraflores y a las 18:00 horas se reunirá con el presidente Calderón.

Más tarde participará en un encuentro con 3,000 niños de la diócesis de León, grupos indígenas y personas de la tercera edad. En este evento habrá mariachi y un ballet folklórico.

El domingo —el día más intenso de su jornada— oficiará una misa ante aproximadamente 300,000 personas en el parque Bicentenario, al pie del cerro del Cubilete.

A esta ceremonia asistirán los precandidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador, de los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadana; Enrique Peña Nieto, del Revolucionario Institucional y el Verde Ecologista de México; Josefina Vázquez Mota, de Acción Nacional, y Gabriel Quadri, de Nueva Alianza.
También estarán presentes empresarios, políticos, gobernadores, así como Calderón, su familia e integrantes de su gabinete.

El Papa aprovechará su traslado en helicóptero al parque para sobrevolar el Cristo Rey, un monumento católico erigido en el cerro del Cubilete tras la Guerra Cristera, a principios del siglo XX.

A las 18:00 horas sostendrá un encuentro con cardenales y obispos de México y América Latina en la Catedral de León, donde llevarán a cabo la oración de Vísperas.
En León, mensajes de bienvenida al pontífice dominan espectaculares, pendones y fachadas de establecimientos comerciales.

En tanto, efectivos del Estado Mayor Presidencial supervisan los accesos de los principales hoteles de la ciudad, donde se hospedarán los cardenales y obispos que acompañarán al Papa el domingo.

De igual forma, en la Puerta del Milenio, monumento ubicado en la entrada de León, personal del municipio efectúa los últimos arreglos al escenario donde Benedicto XVI recibirá las llaves de la ciudad de manos del presidente municipal, Ricardo Sheffield.
El Papa llega a México en medio de dos coyunturas importantes: el preámbulo del arranque de las campañas para las elecciones federales y la discusión en el Congreso sobre la reforma religiosa.

Los aspirantes presidenciales empezarán este 30 de marzo sus campañas, con miras a los comicios generales del próximo 1 de julio.

Aunque algunos analistas han afirmado que la visita del Papa puede tener efectos políticos, la Iglesia en México ha aclarado que el pontífice “viene para encontrarse con el pueblo mexicano, particularmente con los católicos”, según declaraciones del nuncio apostólico, Christophe Pierre.

Por otra parte, los legisladores mexicanos analizan una propuesta para cambiar el artículo 24 de la Constitución, de manera que establezca que “toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener y adoptar en su caso la de su agrado”.

El embajador de México ante el Vaticano, Héctor Federico Ling Altamirano, dijo la semana pasada que este tema será parte de la reunión entre Benedicto XVI y Calderón.
El arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago, dijo a CNNMéxico que la presencia del Papa en el país servirá de aliciente para los fieles católicos.

“La visita del papa Benedicto XVI a México tiene una importancia enorme, por el significado espiritual que tiene el Papa”, dijo el prelado. “Estamos seguros de que vendrá a impulsar la misión continental, que requiere que en todos los cristianos crezca el sentido de pertenencia, el sentido misionero, será un impulso extraordinario”.
Juan Manuel Oliva, gobernador de Guanajuato, destacó también la importancia de esta visita.

“Es un hecho histórico, nunca antes un Papa había estado aquí en la zona centro-occidente del país; le tocará al corazón de México, a Guanajuato, y representa un hecho de júbilo donde se espera un mensaje de esperanza, de unión y de paz”, dijo el gobernador, en entrevista con CNNMéxico.

En Guanajuato, un estado ubicado al centro del país, el 94% de la población se considera católica, mientras que el 2% es pentecostal o cristiana evangélica, según cifras del Censo de Población y Vivienda 2010.

En la última década, el número de mexicanos que dicen profesar la religión católica descendió de 88% a 83.9%. En tanto, se registró un alza en la cifra de mexicanos que dicen no profesar ninguna religión: del 3.5% al 4.6%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El Papa tiene 84 años, los mismos que su antecesor, Juan Pablo II —quien visitó México en cinco ocasiones: 1979, 1990, 1993, 1999 y 2002— tenía cuando falleció, el 2 de abril de 2005.

Joseph Ratzinger es el séptimo Papa de origen alemán. Desde 1523, tras el fin del papado de Adriano VI, Adrian Florensz, la Iglesia católica no había tenido un líder de esa nacionalidad.

Benedicto XVI permanecerá en Guanajuato hastael próximo lunes, día en que viajará a Cuba.

(vía todotexcoco.com)

No hay comentarios: