domingo, 15 de abril de 2012

Sor María: "Me repugna la separación de un recién nacido de su madre biológica"

"He dedicado mi vida a ayudar a los más necesitados de manera interesada, como forma de hacer realidad mis profundas convicciones religiosas"

 

Se negó a hablar ante el juez pero no ante la opinión pública. Sor María, la monja Sor María Gómez Valbuena, imputada por el presunto caso de robo de bebés, ha asegurado mediante una carta enviada a los medios que los hechos que le imputan son "completamente falsos". Además, ha añadido que le "repugna" la separación bajo amenazas de un recién nacido de su madre.

"Me repugna en lo más hondo de mi ser, considero inadmisible e injustificable en ninguna circunstancia y jamás he tenido conocimiento de la separación de un recién nacido de su madre biológica, realizada bajo coacciones y amenazas", señala la religiosa en la carta.

Así lo ha expresado la monja en una carta abierta a la opinión pública, en la que expresa sus disculpas si no ha sabido "atender correctamente" a los medios de comunicación, tras negarse a declarar en la mañana de este jueves ante el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, que ha mantenido su imputación por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público.

Se disculpa la religiosa por "no saber atender correctamente a los medios de comunicación" en su comparecencia de esta mañana en los juzgados y puntualiza: "Es completamente falso lo que me atribuyen en la denuncia".

Por el contrario, manifiesta, ha dedicado su larga vida -recuerda que acaba de cumplir 87 años- "a ayudar a los más necesitados de manera interesada, como forma de hacer realidad mis profundas convicciones religiosas".

La monja, que acaba de cumplir 87 años, traslada su agradecimiento "de corazón" a todas las personas e instituciones que la han apoyado con muestras de afecto, respeto y consideración.

Por último, la religiosa, a la que María Luisa Torres acusa de haberle arrebatado a su hija recién nacida en la clínica Santa Cristina de Madrid en 1982, indica en la misiva que espera que la situación por la que está pasando "se resuelva a la mayor brevedad".

De momento, el juez Adolfo Carretero ha citado mañana a declarar como testigos a los padres adoptivos de esa supuesta "niña robada" y tiene previsto practicar nuevas diligencias. (RD/Agencias)

Carta abierta a la opinión pública (Texto íntegro)

Ante las informaciones aparecidas con motivo de mi comparecencia en los Juzgados en calidad de denunciada y la expectación suscitada, pidiendo disculpas si no he sabido atender correctamente a los medios de comunicación, quisiera hacer saber que son completamente falsos los hechos que me atribuyen en la denuncia.

Me repugna en lo más hondo de mi ser, considero inadmisible e injustificable en ninguna circunstancia y jamás he tenido conocimiento de la separación de un recién nacido de su madre biológica, realizada bajo coacciones y amenazas.

He dedicado toda mi ya larga vida, pues acabo de cumplir hace dos días 87 años, a ayudar a los más necesitados de manera desinteresada, como forma de hacer realidad mis profundas convicciones religiosas.

Quiero dar públicamente las gracias de corazón a todas las personas e instituciones de todo el mundo que me han apoyado, dándome muestras de afecto, respeto y consideración, al conocer la situación que estoy pasando y que espero que se resuelva a la mayor brevedad.

Madrid, 12 de abril de 2012

No hay comentarios: