sábado, 5 de mayo de 2012

Crimen de religioso sería por desalojo

El sacerdote Jesús María Parra había recibido varias amenazas. Dos hombres fueron capturados por el homicidio.

Varias amenazas que el religioso Jesús María Parra habría recibido días antes de su asesinato son las pistas más fuertes que tiene la Sijín para descifrar el crimen, ocurrido el martes en un hotel de propiedad de la víctima, en el centro de Bogotá.

Las investigaciones preliminares señalan que el sacerdote de la Iglesia Antigua de Colombia, fundada en 1870, había recibido algunas llamadas intimidatorias relacionadas con una orden de desalojo que él había tramitado para sacar a unas personas que se tomaron un edificio de su propiedad, en la avenida Caracas con calle 21.

Por este crimen, la Policía capturó a dos hombres señalados por la Fiscalía de ser los presuntos autores materiales: Pedro Luis Palacios y Dayro Mosquera, quienes responden por homicidio y porte ilegal de armas. Ayer, en audiencia pública, el primero de ellos no aceptó su responsabilidad ante un juez de control de garantías y el otro comparecía al cierre de esta edición.

La fiscal del caso señaló que uno de ellos habría confesado que recibió entre 500.000 y un millón de pesos por cometer el crimen, pero que su cómplice disparó.

Homicidio en el hotel

El informe judicial señala que el asesinato ocurrió hacia las 7:30 de la noche del martes en el hotel Santa María de Jesús, localizado en la carrera 10a. con calle 22.

El sacerdote, de 53 años, oriundo de Honda (Tolima), estaba jugando dominó con unos amigos cuando dos hombres ingresaron al sitio.
Mientras uno de ellos se hacía pasar por huésped, su cómplice se acercó al religioso, que estaba a pocos metros de la recepción, y lo asesinó de varios disparos. La rápida reacción de la Policía permitió la captura de los presuntos homicidas a dos cuadras.

Al sacerdote, ordenado 22 años atrás, le sobreviven ocho hijos, que tuvo en sus tres matrimonios (su religión lo permite). Era conocido por oficiar misas de sanación a las que asistían personas procedentes de diversas regiones del país. El caso trae a la memoria el asesinato, aún sin esclarecer, del padre Gustavo García, ocurrido el 12 de mayo del 2011 en la calle 26 con avenida 68.

(vía eltiempo.com)

No hay comentarios: