martes, 22 de mayo de 2012

Musulmanes y cristianos: enemigos en Nigeria mucho más allá de la religión

Heather Murdock, Jos (Nigeria) | GlobalPost

Los lugareños acusan a los políticos de agravar la situación poniendo a unos en contra de los otros. Ahora, después de años de violencia, represalias y miles de muertos, las dos comunidades tienen terror la una de la otra.

Dos explosiones sacuden las sedes de un periódico en dos ciudades nigerianas

FOTO: Dos explosiones sacuden las sedes de un periódico.

Más de 1.000 personas han muerto en los enfrentamientos étnicos de los alrededores del estado de Plateau desde comienzos de 2010.

Los atentados con bombas, batallas campales y asesinatos masivos son independientes de los ataques de los extremistas islámicos de Boko Haram y son, en cambio, el resultado de conflictos por la tierra y otras disputas entre diferentes grupos étnicos y religiosos, de acuerdo con Human Rights Watch.

Jos y los alrededores del estado de Plateau, están el centro del denominado “Cinturón Medio” de Nigeria, la zona comprendida entre el sur del país, predominantemente cristiano, y el norte musulmán donde conviven mano a mano los dos grupos religiosos.

Excepto cuando se pelean.

Jos ha estado relativamente tranquilo en los últimos meses, debido en parte a la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en la ciudad, explica Eric Guttschuss, investigador de Human Rights Watch en Nigeria. Pero dice que los enfrentamientos continúan en los alrededores de la ciudad y que podrían experimentar una escalada como reacción a los crecientes ataques atribuidos a los islamistas militantes del grupo Boko Haram.

"El riesgo es que si esos ataques (de los Boko Haram) continúan, van a provocar o desencadenar una nueva ronda de enfrentamientos entre comunidades o una violencia comunal en el estado de Plateau”, ha explicado Guttschuss.

Boko Haram está acusado de 450 muertes en lo que va del año, después de haberse atribuido la responsabilidad de los ataques a iglesias, escuelas, periódicos y oficinas públicas y de seguridad.

A pesar de que la violencia sectaria en Nigeria es diferente de los ataques de Boko Haram, generalmente responde a fracturas religiosas.

Musulmanes y cristianos en Jos se apresuran a señalar que cuando entran en conflicto, no es por lo general sobre la religión o la etnia.

Algunos lugareños dicen que la lucha comenzó por la tierra y por derechos políticos. Otros dicen que la pobreza está en el corazón del conflicto. Se acusa a los políticos de agravar la situación poniendo a la gente unos en contra de los otros. Después de años de escalada de violencia y de represalias ahora las dos comunidades tienen terror la una de la otra.

Todo comenzó por las disputas entre los agricultores y los pastores nómadas de ganado que necesitan los campos para alimentar a sus animales, de acuerdo con el trabajador humanitario Aliyu Dawobe Ladduga.

Los agricultores que participan en el conflicto son generalmente cristianos que pertenecen a los grupos étnicos Berom, Anaguta y Afizere. Los pastores fulani son musulmanes, dice Ladduga, que proviene de una familia de pastores de ganado Fulani.

Ladduga dice que la violencia regular surgió en la última década debido a que la población está creciendo rápidamente y ambos grupos se están quedando sin tierra.

“Hace veinte años reinaba una paz absoluta”, explicó a nuestra publicación. “Había una relación cordial entre los pastores de ganado y los agricultores”

Aboga por el establecimiento de tierras protegidas de pastoreo de ganado y por la modernización de las técnicas de la cría de ganado, diciendo que los Fulani necesitan abandonar su estilo de vida nómada.

“Ahora no tienen un lugar en Nigeria”, dijo a nuestra publicación. “Tenemos que pensar en el cambio. Tenemos que pensar en la modernización”

Ladduga dice que el Gobierno de Nigeria ha agravado el conflicto sectario por no hacer rendir cuentas a los agresores, lo que anima a los grupos a buscar venganza en lugar de justicia. Según Human Right Watch, sólo una pequeña minoría de los atacantes han sido procesados. Los miembros de las fuerzas de seguridad de Nigeria han participado en los asesinatos, pero no han sido enjuiciados, afirma el grupo humanitario.

Además de la etnia, la religión, la política y los recursos, otro de los temas que entra en juego en este conflicto son los derechos civiles.

En Nigeria, los habitantes se clasifican como “indígenas” o “colonos”, independientemente del tiempo que sus familias hayan vivido en esa parte del país. “Los colonos” son personas que se han alejado del hogar tradicional de su grupo étnico. A menudo no gozan de privilegios como becas, empleos en el Gobierno o la representación plena en los gobiernos locales.

En el estado de Plateau, los musulmanes son generalmente considerados como “colonos”, y muchos afirman que se les niegan sus derechos como pueblos indígenas. Algunos cristianos afirman que la agenda de los musulmanes es tomar el control del Estado.

El conflicto se combina con un aumento del fundamentalismo en todo el país, profundizando  la separación entre las dos partes, dice el politólogo nigeriano Hussaini Abdu. “Esto no es sólo por el Islam”, dijo a nuestra publicación “Incluso entre los cristianos hay esta oleada creciente de volver a la fuente del fundamentalismo”

Los medios de comunicación también están acusados de encender las rivalidades al describir el conflicto como el resultado de la división cristiana / musulmana y publicar historias para convencer a la gente local de que son incompatibles, ya que son de diferentes religiones.

En una clínica en Jos, cerca de un puesto de control levantado entre un barrio cristiano y musulmán, Salma Musa, madre de tres hijos, dice que las diferencias ideológicas no están detrás del conflicto. En muchas partes de Nigeria, y en el pasado en Jos, cristianos y musulmanes convivían pacíficamente, se casaban y compartían costumbres.

Todo eso ha cambiado en Jos, dice Musa, que está aprendiendo primeros auxilios para prepararse para el siguiente ataque, que teme es inevitable.

"Podemos estar en una situación en la que tal vez tengamos una ceremonia de boda, dijo, Y tenemos miedo de que explote una bomba”.

(vía noticias.lainformacion.com)

No hay comentarios: