martes, 10 de julio de 2012

Al menos 104 muertos en ataques supuestamente perpetrados por musulmanes en Nigeria

Se encontraron más de 50 cuerpos, sobre todo mujeres y niños, en una iglesia

Hombre armado con fusil, Damaturu, Nigeria

  Al menos 104 personas han muerto en varios ataques perpetrados supuestamente por musulmanes armados de la etnia fulani en el estado de Plateau, en el centro de Nigeria, según informa el diario privado local 'Nation'. Entre las víctimas se cuentan dos parlamentarios, Gyang Daylop Dantong y Gyang Filani, y tres agentes de seguridad.

Se trata del último de una serie de actos de represalia entre distintas etnias de la región, en su mayoría pastores fulani y cristianos indígenas, que se enfrentan por el control de los escasos recursos naturales. Los enfrentamientos de carácter religioso son comunes en la zona.

El número de víctimas mortales en esta ocasión, que en principio se situaba en la treintena, se incrementó al ser descubiertos más de 50 cuerpos, en su mayoría de mujeres y niños, en la Iglesia de Cristo de Nigeria, a donde huyeron para buscar refugio del ataque.

"Los asaltantes, unos 100 hombres que estaban fuertemente armados con distintos rifles de asalto y vestidos con trajes de camuflaje y chalecos antibalas, mataron a numerosos locales y quemaron varias casas", indicó un comunicado de las Fuerzas de Intervención Especiales (STF).

"Efectivos de las STF se trasladaron al lugar para tratar de controlar la situación, pero se inició un fuego cruzado con los hombres armados que duró varias horas", afirma el texto.
Musulmanes y cristianos, ¿eternamente enfrentados?

Una de las iglesias destruidas en Nigeria

Los asaltantes invadieron varias localidades el sábado, aunque los enfrentamientos se intensificaron ayer, con otro ataque durante el funeral de las víctimas del día anterior.

Tras los incidentes, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, dio órdenes a las agencias de seguridad de que capturaran a los asesinos de Dantong y de Filani y fueran llevados ante la justicia.

El actual presidente, Jonathan, cristiano del sur de Nigeria, accedió a su cargo como presidente tras la muerte de Umaru Yar'Adua, un musulmán del norte.

Tras estos ataques se temen nuevas represalias en las comunidades afectadas, por lo que el gobierno estatal impuso un toque de queda nocturno este fin de semana en cuatro regiones: Jos Norte, Jos Sur, Barkin Ladi y Riyomouth, Barkin Ladi y Riyom.

Estos incidentes tienen lugar después de que la secta islámica Boko Haram perpetrara varios ataques el pasado diciembre, que desencadenaron éxodos masivos desde Plateau, especialmente desde la capital, Jos.

Iglesia de Nigeria destruida

Boko Haram, que significa "La educación no islámica es pecado", es una amenaza para la estabilidad de Nigeria, un país marcado por las diferencias religiosas entre el norte musulmán y el sur cristiano. En los últimos meses ha perpetrado numerosos ataques contra templos cristianos. (RD/Efe)

(vía periodistadigital.com)

No hay comentarios: