martes, 10 de julio de 2012

Religión estrellada

La cienciología nació de la mano de un escritor de ciencia ficción y se convirtió en casi una moda de Hollywood. En algunos países se la considera una organización criminal.


Un escritor de ciencia ficción funda una religión extraterrestre, se casa con una mujer mucho más joven que él, se vuelve adicto a las drogas, es paranoico y termina sus días viviendo en un barco. La trama de la película The Master (El Maestro), que se estrenará en octubre, podría tan solo ser una más, sino fuera porque está basada en la vida de L. Ron Hubbard, el fundador de la Iglesia de la Cienciología, esa creencia famosa por contar entre sus filas a célebres seguidores.

En estos días, el colectivo volvió a las primeras planas por el mediático divorcio del actor Tom Cruise, quizás el megastar más involucrado públicamente con la organización. Los medios han tachado a la Cienciología de ser la responsable de la separación de Cruise de su esposa Katie Holmes (ver recuadro), así como hace tres años apuntaron contra la misma fe por la muerte del hijo de John Travolta, otro famoso integrante de esta religión. El adolescente Jett Travolta sufría una enfermedad crónica que le inflamaba los vasos sanguíneos y, siempre según los trascendidos, sus padres le cortaron la medicación porque la Cienciología está en contra de los fármacos.

El involucramiento de famosos ha hecho que la organización permanezca en la mira, al punto que se la ha llamado "la religión de Hollywood"; además de Cruise y Travolta, están vinculados de alguna u otra forma Kirstie Alley, Will Smith, Jennifer López, Leah Remini, Juliette Lewis y la hija del Elvis, Lisa Marie Presley. Algunas de estas figuras son activas integrantes y participan en sus eventos -hasta han salido en avisos de propaganda de esta Iglesia brindando testimonios personales de ayuda y superación-; otras no se incluyen entre sus filas propiamente dichas pero sí la defienden públicamente.

Lo cierto es que la Cienciología es muy polémica. El agudo escrutinio al que ha estado sometida por los medios le ha dejado al descubierto demasiados flancos. En algunos países se la considera religión, pero otros la tildan como una secta. En Bélgica y Alemania ha sido acusada de estafa. En Francia, directamente está vista como una organización criminal.
Surgió en 1952, de la mano del escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard, como una filosofía laica, pero rápidamente viró al status autodeclarado de "filosofía religiosa", para culminar reorientándose como religión. El controvertido credo asegura que el tirano extraterrestre Xenu, gobernante de la Confederación Galáctica, aprisionó a disidentes en la Tierra hace millones de años, cuyos espíritus, llamados thetan, encarnaron en los humanos primitivos. La organización asegura que por medio de tratamientos terapéuticos la mente humana puede liberarse de las cuestiones extraterrestres y alcanzar un estado de pureza.

Hubbard incluso fundó una orden dentro de la Iglesia, llamada Sea Org (Organización del Mar), que administraba la Cienciología mientras sus miembros vivían en un barco en Grecia. Según sus detractores, allí él era atendido por adolescentes como esclavas y castigaba a los miembros de la tripulación (incluyendo niños) encadenándolos, vendándoles los ojos y encerrándolos en los calabozos del barco. Además, como los miembros de la hermandad no pueden tener hijos, se dice que la Cienciología ha hecho abortar a muchas mujeres. Lo cierto es que desde 1967 y durante ocho años, el escritor surcó el Mediterráneo mientras su iglesia aumentaba en adeptos y donaciones, logrando hasta US$ 100 millones al año.

Es que para afiliarse a esta colectividad hay que tener dinero. Sus cursos de autoayuda son muy costosos, otro motivo por el que no condice con el concepto de religión. A su vez, puesto que esta Iglesia ha mantenido una práctica de defender sus técnicas por medio de los derechos de autor, algunos críticos la ven como una organización comercial.
Cuando Hubbard murió, en 1986, dejó una herencia de 600 millones de dólares y otra polémica: el examen toxicológico de la autopsia demostró un alto consumo de drogas y alcohol. Los cienciólogos quemaron su cuerpo y aseguraron que él había desencarnado a propósito y ahora vivía en una lejana galaxia.
Está claro que la vida de Hubbard es material de película, así como los entusiastas y famosos seguidores que capta su culto son un fenómeno digno de registrar. En la cinta en la que lo encarnará el actor Philip Seymour Hoffman, se destaca también cómo falseó su biografía aduciendo que tenía un heroico pasado militar en la Segunda Guerra Mundial.

La película estará dirigida por Paul Thomas Anderson y será distribuida por los hermanos Weinstein. Hasta ahora, poco se sabe de su contenido. Apenas se han filtrado algunos fragmentos del guión y la productora ha difundido un breve trailer, en el que otro actor, Joaquin Phoenix, es interrogado insistentemente sobre un "suceso" que no se detalla.

Anderson trabajó con el más célebre de los cienciólogos, Tom Cruise, en 1999, en la película Magnolia. Según medios especializados, ambos han mantenido la amistad a lo largo de los años y por eso Anderson le ha mostrado una versión inacabada del film al actor, tras lo cual éste ha expresado "reservas" sobre la historia. La productora quiere mostrarle el producto también a otro famoso devoto de esa fe, John Travolta.

Dada la andanada de denuncias y acusaciones que suele cosechar, esta iglesia cuida con especial atención su imagen, y ataca con todos los recursos a su alcance las críticas en libros, películas y medios de comunicación. Cuando el año pasado la revista The New Yorker publicó un largo artículo sobre las prácticas abusivas de la Cienciología -entre ellas, hablaba de una "homofobia escondida" - ésta respondió editando una publicación y un documental en contra de la revista y sus "disparates". Sus acólitos repartieron copias de ambos a las puertas de Condé Nast, la editorial responsable de ese semanario, en Nueva York.

Lo cierto es que más allá de admitirse parte, como estas estrellas de Hollywood, los cienciólogos suelen rehuir a hablar abiertamente de su fe. Cruise hizo una excepción recientemente, en una entrevista para Playboy. "Me resulta interesante que si no hablo sobre mi religión, si no debato sobre ella o los proyectos humanitarios en los que trabajo, me acusan de esconderla", dijo el actor. "Y si hablo sobre ella, me dicen que lo que hago es proselitismo". Puede ser, como apuntó un artículo de El País de Madrid, que si la película de Anderson tiene éxito, se vea obligado a dar más explicaciones de las que ha brindado hasta ahora.

TOM CRUISE

Le otorga poder, pero también varios problemas

Es la megaestrella más involucrada públicamente con la Cienciología e incluso se asegura que tiene mucho poder dentro de la organización. Pero esta afiliación le ha traído algunos dolores de cabeza. Sin ir más lejos, se especula con que su reciente divorcio de la actriz Katie Holmes está relacionado con la religión. Al parecer a ella, quien también era integrante del colectivo, no le agradó tanto pensar que la educación de la pequeña hija de ambos -Suri, de 6 años- estuviera empapada por los principios de la Cienciología. El sitio de noticias de espectáculos TMZ.com publicó, citando fuentes anónimas cercanas a la actriz, que Holmes temía que su marido quisiera que su hija se uniera a la Organización del Mar, un campamento de entrenamiento de esta religión. Además, según TMZ, ella cree que la iglesia la considera una amenaza y ha dispuesto su vigilancia con "misteriosos" hombres y vehículos que la han seguido en las últimas semanas.

Estas dos aseveraciones fueron desmentidas el lunes pasado por la organización: "No hay ninguna verdad en absoluto en el informe de TMZ.com o en cualquier otro informe de que la Iglesia de la Cienciología haya enviado a nadie a seguir o vigilar a Katie Holmes", dijo el abogado de la Iglesia Gary Soter a la AFP. Lo cierto es que el divorcio ha reavivado el escrutinio a la relación de Cruise con la Cienciología, que en 2006 hasta le llegó a costar una separación momentánea con los estudios Paramount.

1.JOHN TRAVOLTA

Junto a Tom Cruise, es una de las estrellas de Hollywood más entusiastas de la Cienciología, que integra desde 1975. Dice que lo ha ayudado a triunfar en su carrera y lo mejorado en el aspecto personal. También ha declarado que lo ayudó a superar la muerte de su hijo adolescente, en 2009.

2.KRISTIE ALLEY

"Sin la Cienciología estaría muerta. Personalmente, la recomiendo", dice la actriz en un video de propaganda de la religión que se emitió por la televisión estadounidense durante 2008, donde aparecían otras voces famosas. Alley adjudica a esta disciplina su recuperación de la adicción a las drogas.

3.WILL SMITH

A pesar de que él se declara cristiano y "un estudiante de todas las religiones" que respeta "todos los caminos", se lo vincula fuertemente con la Cienciología, de la que ha sido elogioso más de una vez. Junto a su esposa, abrió un exclusivo colegio bajo principios fomentados por esta religión.

4.JENNIFER LOPEZ

Siempre aclara que es católica, pero se ha visto "obligada" a defender a la Cienciología públicamente en reiteradas ocasiones, dado que su padre es parte de esa religión desde hace más de 20 años. "Es raro que la gente la pinte de un modo negativo", opinó una vez en una entrevista en Miami.

(vía elpais.com.uy)

No hay comentarios: