lunes, 30 de julio de 2012

EE.UU. destaca la represión religiosa en China, Irán y Corea del Norte en 2011

Washington - EE.UU. denunció hoy, por segundo año consecutivo, la represión religiosa en China, Irán y Corea del Norte, al tiempo que advirtió de una creciente ola antisemita y continuas restricciones en Cuba.

En su informe anual sobre la libertad religiosa en el mundo en 2011, el Departamento de Estado dijo que la represión religiosa continúa en países "con Gobiernos autoritarios", a los que calificó como "violadores crónicos y sistémicos" de la libertad de culto.

"En casi la mitad de los países (evaluados), los gobiernos no protegieron la libertad religiosa o no intervinieron en casos de abusos", dijo durante una rueda de prensa Suzan Johnson Cook, embajadora para asuntos de libertad de culto en el Departamento de Estado.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, que no estuvo en la divulgación del informe, expresó especial preocupación por el "tenue" respeto a la libertad de culto en Egipto, cuyo Gobierno, a su juicio, ha hecho poco por enjuiciar a los responsables de violencia sectaria.

Ese "tenue" respeto por la libertad religiosa "envía un mensaje no solo a la comunidad minoritaria sino a la comunidad en general de que no habrá consecuencias" por actos de intolerancia, dijo Clinton durante una presentación en el centro de estudios Carnegie Endowment for Peace.

Clinton estuvo en Egipto hace dos semanas, donde se reunió con cristianos que, según dijo, "están profundamente ansiosos" por el futuro rumbo de su país con la llegada al poder del presidente islámico Mohamed Mursi, tras la caída de Hosni Mubarak.

El informe documentó que el Gobierno egipcio no ha podido reducir la violencia contra los cristianos coptos y citó un incidente de octubre de 2011 que dejó 25 muertos y 350 heridos, la mayoría cristianos coptos.

Según el documento, China, Irán y Corea del Norte continúan en la lista de países que causan "preocupación particular" para EE.UU., que además incluye a Arabia Saudí, Eritrea, Sudán y Uzbekistán.

En el caso de China, "hubo un marcado deterioro" en torno al respeto y protección de la libertad religiosa en ese país, con restricciones en la región autónoma del Tíbet y otras áreas tibetanas. Esas restricciones aplicaron especialmente en los monasterios y conventos de monjas budistas.

"Al igual que las demás libertades, la libertad religiosa simplemente no existe en Corea del Norte", afirmó por otra parte el documento.

Sobre Irán, destacó el continuo encarcelamiento del pastor cristiano Youcef Nadarkhani, que afronta una posible ejecución "simplemente por practicar su fe". El Gobierno iraní, además, continuó el encarcelamiento de siete líderes de la comunidad Baha'i.

El informe denuncia una "creciente ola de antisemitismo" en el mundo, y mencionó que en Venezuela, por ejemplo, "los medios oficiales publicaron numerosas declaraciones antisemitas", mientras que en Egipto, el sentimiento antiisraelí era "extenso" e incluía "retórica antisemita y negación o glorificación del Holocausto".

El documento destaca que en Cuba "mejoró el respeto del Gobierno hacia la libertad de religión, aunque permanecen en pie restricciones significativas" y que el Partido Comunista "continuó ejerciendo control" sobre buena parte de la vida religiosa en la isla.

"La mayoría de los grupos religiosos reportó una mayor habilidad para cultivar a nuevos miembros, realizar actividades religiosas, y realizar proyectos de servicio comunitario y de caridad", además de que hubo menos restricciones para los viajes y la importación de materiales religiosos, dijo.

Sin embargo, el documento citó la represión de activistas pacifistas como las Damas de Blanco, a quienes se les impedía, de manera rutinaria, asistir a servicios religiosos, como fue el caso en las provincias de Holguín y Santiago. También recordó la represión de estas activistas el 8 de septiembre de 2011, cuando fueron arrestadas a la salida de una misa en Santiago.

Preguntada por Efe sobre señales de apertura religiosa en Cuba, Johnson Cook dijo: "Esperamos que continúen abriendo la puerta y trabajen (para resolver) los asuntos relacionados con la libertad religiosa".

El Departamento de Estado condenó que algunos países, como Pakistán, recurrieron al "amplio uso y abuso" de las leyes contra la blasfemia, apostasía y difamación para restringir la libertad de culto, en particular de las minorías.

Mientras, el Gobierno afgano, aunque permite la práctica de otros credos no musulmanes, no protegió a grupos religiosos minoritarios, dijo el informe, divulgado anualmente en cumplimiento de una ley federal.

(vía google.com)

No hay comentarios: