martes, 28 de agosto de 2012

Comienza juicio contra 16 amish acusados de cortar pelo y barba a vecinos

El juicio contra los 16 miembros de la comunidad amish en Ohio acusados de atacar a correligionarios para cortarles el cabello y las barbas motivados por diferencias religiosas, entre otros cargos, comenzó hoy con la selección del jurado en Cleveland.

Washington - El juicio contra los 16 miembros de la comunidad amish en Ohio acusados de atacar a correligionarios para cortarles el cabello y las barbas motivados por diferencias religiosas, entre otros cargos, comenzó hoy con la selección del jurado en Cleveland.

Los acusados en el juicio ante el juez de distrito Dan Aaron Polster, que se espera se prolongue tres semanas, son 10 hombres y 6 mujeres del pequeño pueblo de Bergholz, en Ohio (centro-norte de EE.UU.).

Los cargos que se les imputan son conspiración, secuestro, odio religioso y obstrucción a la justicia.

Los supuestos delitos fueron cometidos durante cinco incidentes a finales de 2011, y todos bajo la tutela del principal acusado, el obispo Samuel Mullet Sr., de 66 años.

La investigación ha sido coordinada por la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) ya que los hechos ocurrieron en diversos condados de Ohio y Pensilvania.

De acuerdo a los documentos de la investigación, Mullet Sr. había decidido previamente excomulgar a varias familias amish que vivían en Bergholz por supuestas infracciones en la disciplina de esta comunidad religiosa y haber decidido mudarse de la localidad.

De acuerdo a varios testigos, Mullet controlaba totalmente las actividades en la comunidad de Bergholz e imponía castigos físicos contra aquellos miembros que no cumplían con sus órdenes y su interpretación de la fe.

Además, denuncian que Mullet forzaba a mujeres amish casadas a acostarse con él para "depurarlas del demonio".

Posteriormente, varias de las familias que se habían marchado de Bergholz denunciaron lo sucedido ante un consejo de ancianos amish celebrado especialmente para la ocasión en Pensilvania, en el que se decidió revocar la excomunión de Mullet.

A partir de entonces, Mullet y sus seguidores presuntamente planearon y coordinaron estos ataques contra varias de las familias que habían decidido denunciar las prácticas de la comunidad de Bergholz así como a representantes del consejo de ancianos de Pensilvania.

Durante estos ataques los seguidores de Mullet irrumpieron en las casas de las víctimas para cortar las barbas y el pelo de los hombres, un gesto que para los amish supone un grave descrédito y humillación ya que son considerados sagrados.

Los amish son un grupo de congregaciones cristianas dentro de las iglesias menonitas, conocidos por su vida austera y su renuencia a adoptar técnicas y comodidades de la vida moderna.

En EE.UU., viven cerca de 250.000 amish, repartidos principalmente por los estados de Pensilvania, Ohio e Indiana.

(vía noticias.lainformacion.com)

No hay comentarios: