martes, 21 de agosto de 2012

Los papeles de Vatileaks y Ettore Gotti Tedeschi

Tedeschi, junto a Benedicto XVI

Antonio Duato
(Antonio Duato, en Atrio).- La fuga de papeles en el Vaticano está constituyendo una verdadera novela de suspense. La prensa informa con detalle sobre posibles y sorprendentes cómplices del ayuda de cámara del Papa en la trama. Véase Religión Digital como ejemplo. Pero la mayor parte de los papeles del vatileaks no han sido publicados aún en español.

Y habría que agradecer a Paoletto y a sus inspiradores, cualquiera que haya sido su intención, que nos hayan permitido conocer facetas importantes de los personajes que rodean al Papa. Hoy empezamos publicando y comentando lo que nos dicen los papeles sobre Ettore Gotti Tedeschi.

1º ¿Quién es Ettore Gotti Tedeschi?

Hasta 2008 había permanecido casi en el anonimato. Era un teórico de estrategias financieras y banquero italiano, metido siempre en arriesgadas operaciones, de ideología neoliberal a rabiar, residente en Piacenza (una población cercana a Milán), casado y con cinco hijos, profesor de estrategia financiera y de ética económica en la Universidad Católica del Sacro Cuore  y uno de los socios, desde joven, de la ultraconservadora y apologista asociación Alleanza Cattolica, que fundó Giovanni Cantori y hoy controla Massimo Introvigne. Aunque en sus escritos alaba mucho al fundador del Opus y al de Comunión y Liberación, sus referencias ideológicas provienen de esa asociación vinculada al neofascismo y últimamente se siente especialmente cercano a la tendencia neoconservadora a ultranza del estadounidense Michael Novak.

Pero buen financiero sí debía ser cuando Emilio Botín lo puso al frente de la Sección italiana del Banco de Santander y el Cardenal Bertone le pidió consejo "para enderezar la gestión financiera de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, cuyos balances terminaron en rojo en el 2008 en más de 15 millones de euros". Luego se ha sabido que fue el economista que más colaboró en la redacción de la encíclica Caritas in Veritate.

Pero todos estos contactos eran privados y no aparecían en público. Algún artículo editorial en L'Osservatore Romano presagiaba tal vez su rápida ascensión en la cúspide del Vaticano. Para Tedeschi Juan Pablo II debía haber obtenido el premio Nobel de la paz por su encíclica Centesimus Annus que acepta un capitalismo bueno [tras una presión tremenda del embajador Usa, como cuenta el fallecido Zizola en el libro Las dos caras de Wojtyla] y la causa de todos los desastres está en no haber aceptado la Humane Vitae que hubiera evitado la bajada de natalidad tan grande en Occidente, con lo que hemos sido avasallados por los países de Oriente.

2ºEl sorprendente ascenso de un banquero

En el otoño de 2009 fue nombrado Presidente del Consejo de Administración (Sopraveglianza en italiano) del IOR, el Istituto delle Opere Religiose, que funciona como Banco del Vaticano, donde está depositado el capital mobiliario de la Santa Sede (enorme pero secreto, formado a partir del donativo del Estado italiano por los Pactos de Letrán, en 1929 con Mussolini, de 1.700 millones de liras, que en caso de haber crecido sólo para conservar su valor real serían hoy 1.420 millones de Euros, aunque generalmente se avalúa en no menos de 20 mil millones) y muchos capitales de entes y congregaciones religiosas (en teoría, pues el mismo Gotti sospechaba que bajo siglas cifradas, que él no quería conocer, se escondían fondos de privados e incluso de dudoso origen), que utilizaban el IOR para poderlos transferir con facilidad a cualquier parte dl mundo. Ese banco, por sus inversiones y réditos de operaciones bancarias, tiene enormes beneficios, tampoco declarados. En la dación oficial de cuentas del 2011 de la Santa Sede y del Gobierno del Vaticano (que van separadas pero consolidadas al final) las rentas de los museos vaticanos y del IOR son los que han equilibrado presupuesto, habiendo disminuido las donaciones y óbolo de San Pedro.

Es indudable que a partir de ese momento Gotti Tedeschi se constituye en personaje público y central de la cúpula vaticana. Tanto es así que cuando la policía financiera embarga una transacción de 23 millones de euros entre cuentas IOR de un banco italiano a una sucursal alemana de la banca Morgan, quien tiene que dar la cara y declarar ante los magistrados es él, para explicar la operación. Esto sucede en otoño de 2011.

Entre los papeles que hemos podido conocer a través de Paoletto hay varios memorándums de Ettore al secretario personal del papa (seguramente previos o sucesivos a conversaciones con el mismo Papa, con el secretario o con Bertone) sobre la estrategia a seguir respecto a la justicia italiana, sobre la necesidad, para seguir funcionando, de conseguir entrar en las listas blancas del Moneyval, sobre la conversación tenida con el ministro de economía para solucionar el problema del pago del IBI, etcétera. Pero lo más destacado fueron los furiosos mensajes que envió contra el documento de Justicia y Paz, aprobado por el papa y publicado en octubre de 2011. Era un documento para felicitarse y aunque expresamente no ha sido desautorizado se ha hecho sobre él el silencio en el Vaticano y provocó una orden urgente de Secretaría de Estado pidiendo a todos los entes de la curia que pasaran previamente todos los documentos por su control antes de presentarlos a la aprobación Papa. Raro, raro... Gracias a Paolo Gabriel hoy nos explicamos esta marcha atrás.

La reacción de Ettore Gotti, prestigioso economista de la cúspide, fue furiosa: "¿A qué viene ahora Justicia y Paz. que no sabe nada de la realidad económica [El cardenal Turkson y el arzobispo Taso se habían asesorado bien, pero de otros economista no neoliberales, aunque premios Nobel, como Stiglitz] sugiriendo una gobernanza mundial de las finanzas? ¿Cómo va a dar el Vaticano lecciones al mundo cuando aún estamos con 23 millones embargados y sin poder ingresar siquiera en las listas blancas?" En esto último tenía razón y a pesar de todos los esfuerzos en julio de este año la Comunidad Europea ha seguido negando que el IOR y el Vaticano den suficientes garantías para dejar de ser considerados un paraíso fiscal.

3º La gran visión económico-católica del banquero y consejero del Papa

Pero el único documento de Ettore Gotti Tedeschi que creo que vale la pena traducir para que todos puedan leerlo en su integridad y juzgarlo es este memorándum que dirigió Gotti Tedescchi a Georg Gänswein, Secretario del papa, como resumen seguramente de una conversación tenida directamente con el pontífice. En él se muestra a las claras la visión global de la situación que plantea la necesidad de construir un inmenso bloque económico, pero a las claras y sin tapujos, para poder resistir las consecuencias de la crisis que se nos viene encima:

Nota sintética sobre temas económicos interesantes para la Santa Sede

Reservada para Mons. Georg Gänswein

De parte de Ettore Gotti Tedeschi - Junio 2011:

Premisa

La crisis económica en curso (no sólo todavía no ha concluido, sino que todavía está en el inicio) y los resultados del desequilibrado proceso de globalización que forzó la deslocalización rápida de muchas actividades productivas, ha transformado el mundo en dos áreas económicas:

Países occidentales (EEUU y Europa) consumidores y cada vez menos productores
Países orientales (Asia e India) productores y todavía no equilibradamente consumidores.

Este proceso creó por consiguiente un conflicto entre las tres funciones económicas del hombre occidental: la del trabajador y productor de rentas, la del consumidor de bienes para él más convenientes, la del ahorrador e inversionista donde tiene más perspectivas de ganar.

La paradoja que se manifiesta es que el hombre occidental produce aún ingresos trabajando en empresas domésticas que cada vez son menos competitivas y por ello corren el riesgo de la inestabilidad. Compra los bienes más competitivos producidos en otra parte. Invierte en empresas que crean ocupación en países donde crece la economía porque se produce. En la práctica refuerza a las empresas que crean ocupación en otra parte e que incluso compiten con aquella donde trabaja. Hasta que dicha persona se queda desempleada, ya no puede consumir y menos aún ahorrar.

Este conflicto, que se está gestionando, provoca una crisis estructural en la economía del mundo occidental ex rico. Pero este mundo occidental es también el que tiene raíces cristianas (Europa y EEUU), que ha sido evangelizado y que hasta ahora ha apoyado la Iglesia con sus recursos económicos. En la práctica, gracias al proceso de deslocalización, la riqueza se está transfiriendo del occidente cristiano al oriente que está aún por cristianizar.

En concreto, para el occidente, esto comporta:

menor desarrollo económico (o incluso recesión), ingresos más reducidos, menor ahorro, menores rendimientos de las inversiones locales, mayores costos para sostener el envejecimiento de la población, etcétera.
Consecuentemente mayor intervención del estado en la economía, mayor gasto público y mayores costes. Necesidad de mayores impuestos más, menores privilegios y exenciones fiscales, mayores riesgos.

En definitiva, los recursos que tradicionalmente han contribuido al las necesidades de la Iglesia (donaciones, rentas...) podrán disminuir, mientras que seguirá creciendo lo que se necesita para la evangelización. Además el "laicismo" podría aprovecharse de ello para crear una segunda "cuestión romana" de agresión a los bienes de la Iglesia (a través de impuestos, de la suspensión de privilegios, exasperación de controles, etcétera).

Consideraciones generales.

Considero que es el momento de prestar más atención al problema económicos en su conjunto y de afrontarlo en su realidad (como lo estoy haciendo con S.E.R. el Secretario de Estado). Es decir, definiendo una verdadera "reacción estratégica" y constituyendo un Organismo central específicamente dedicado al tema económico (una especie de Ministerio de Economía) orientado a valorar las actividades económicas ya existentes, a desarrollar nuevas y a racionalizar costes e ingresos. Todo esto tanto en los Entes centrales de la Santa Sede, como en las Instituciones (Entes y Congregaciones) destinadas a la actividad económica y en las Nunciaturas y Diócesis. Obviamente con criterios diferentes:

a nivel de los Entes centrales de la Santa Sede habrá que definir los objetivos y las estrategias de explotación de recursos de los mayores Entes (como IOR, Apsa, Propaganda Fidei, Gobierno del Vaticano), con la vista puesta en determinar cómo explotar el patrimonio, hacer crecer las rentas, reducir los costos y minimizar los riesgos.
A nivel de otros Entes y Congregaciones se deben dar orientaciones y asistencia para defender sus actividades económicas y proteger sus patrimonios. (incluso creando para ello fondos inmobiliarios por ejemplo)
A nivel de Nunciaturas y Diócesis solo se propondrá formación, asistencia y consultoría.

Es deseable que esta "emergencia" pueda ser sensibilizada a varios niveles. Podría ser oportuno por ello pensar en crear una Comisión (como asesora del Secretario de Estado) que reagrupe a los máximos responsables de los Entes centrales de la Santa Sede y también representantes de los otros (Entes, Congregaciones, Nunciaturas, Diócesis), a fin de establecer las acciones necesarias.

Síntesis resumen.

como consecuencia del proceso de globalización y crisis económica, el mundo que aún está por cristianizar es el que está convirtiéndose en el "rico" y el ya cristianizado, que era rico, está convirtiéndose en pobre. Con las consiguientes consecuencia también en los recursos económicos disponibles por la Iglesia.
-La "cuestión romana" del siglo XXI se será la expropiación de los bienes de la Iglesia, sino la pérdida de valor de los mismos, dada la disminución de ingresos por el empobrecimiento del mundo cristiano, dado el fin del privilegios y el aumento previsible de impuestos sobre los bienes de la Iglesia.
El problema del hombre de los países ex ricos puede llegar a ser peor del de los países pobres porque se ha roto el equilibrio de las tres dimensiones económicas (productor / consumidor / ahorrador -inversionista).

[Traducción para ATRIO del original italiano: Gianlui Nuzzi, Sua Santità, Ed. Chiarelettere, Milano 2012, pp 306-307]

4º La fulminante destitución de Ettore Gotti Tedeschi.

Diez meses después de escribir este memorándum en el que se perfilaba como el inspirador de la gran empresa financiera católica, capaz de tratar de tú a tú con los grandes poderes económicos del este no cristiano, Ettore fue fulminante destituido de su cargo de Presidente, por una conspiración hecha a sus espaldas. Dos miembros del Consejo de Administración del IOR habían escrito sendas cartas a Bertone contra su actuación, con carácter de ultimátum: o él o nosotros. Se trata del alemán Hermann Schmitz, presidente ahora en funciones, y del estadounidense Carl Anderson, jefe supremo de los Caballeros de Colón, cuya importancia en aportar fondos al Vaticano resaltaba en la carta. Y el director general del IOR, Paolo Cipriani (nada que ver con el cardenal de Lima), un hábil ejecutivo de tipo moderno que es el que más sabe de los entresijos del banco, había encargado al psiquiatra Lasalvia que observara a Gotti en una fiesta de Navidad y emitiera un juicio psiquiátrico: "egocéntrico y narciso" fue el dictamen. El texto de este informe y de las dos cartas de los miembros del consejo los podemos conocer también gracias a Paoletto.

Ettore Gotti Tedeschi fue destituido el 25 de Mayo de 2012, dos días después de que fuera arrestado Paolo Gabriele. Él dijo que se iba a callar por amor a la Iglesia, pero en una carta testamento que encontró unos días después la policía cuando, siguiendo los requerimientos judiciales, registró su casa de Piacenza, él decía que temía por su vida y que su fin podría ser como el de Calvi. Desde entonces no sabemos nada de él.

Tres cuestiones quedan en suspenso:

¿Por qué era necesario deshacerse de Gotti Tedeschi? ¿Por su resistencia a la transparencia, como se ha subrayado? ¿O por su imprudencia al revelar secretos del IOR a las autoridades italianas en busca de transparencia? Yo me inclino por lo segundo. Demasiado inocente en su amor a la Iglesia, aunque considerara compatible capitalismo con cristianismo.
¿Qué fuerzas están detrás de todo esto luchando por el podeer en el Vaticano: ¿Comunión y liberación? ¿Caballeros de Colón? ¿Opus Dei? Personalmente opino que la estrategia de este fin de pontificado la está llevando desde bambalinas el Opus Dei, como hizo en el interegno anterior. Son los más prfeparados y los más discretos.
¿Debemos seguir considerando a la Santa Sede y al Vaticano como parte de esos llamados "mercados", los poderes económicos que intentan beneficiarse de la crisis presionando sobre los paises pobres o desstinados a empobrecerse?

Mientras tanto la Comisión de cardenales que es órgano supervisor del IOR aún no ha nombrado un sustituto para Gotti.

Pero ya ha sido nombrado un asesor especial para las comunicaciones: un estadounidense del Opus Dei, Greg Burke; que era ya corresponsal en el Vaticano de la FOX-NEWS de Murdoch (¿os suena este magnate y a qué español tiene por asesor?). Se trata de poner al lado de Federico Lombardo un seglar que alguna vez lo sustituya, haciendo lo que hizo Valls Navarro con Juan Pablo II.

Seguramente su estilo de conservar el hermetismo en las cosas de fondo pero contentar a la prensa con relatos que sugieren transparencia se está notando ya en la manera como la Comisión de Cardenales presidida por el cardenal del Opus Dei, Jualián Herranz, está gestionando toda la cuestión del Vatileaks. Y también en la manera cómo la Secretaría de Estado ha gestionado el reciente suspenso del Comité de la CEE en su examen a IOR y a la Administración del Patrimonio de la Santa Sede: "sólo habían suspendido en 9 de los 16 puntos a examen, pero por no de entender las peculiaridades de una institución como la Iglesia que está apostando sinceramente por la transparencia". Pero de esto y más cosas hablaremos otros día.

(vía periodistadigital.com)

No hay comentarios: