viernes, 31 de agosto de 2012

Prohíben a Patrulla Fronteriza capturas por raza o religión

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU señala que las prioridades de la Patrulla es prevenir que ingresen terroristas y armas.

Agente aduanal de la CBP.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) afirmó este miércoles que prohíbe "estrictamente" las detenciones con base en la raza o religión de las personas.

Ante críticas de congresistas y activistas sobre presuntas prácticas discriminatorias, la CBP afirmó en un comunicado que sigue los lineamientos del Departamento de Justicia al momento de determinar la admisibilidad de las personas al país.

Sostuvo que las prioridades de la Patrulla Fronteriza, que está bajo las órdenes de la CBP, es prevenir que ingresen terroristas y armas a Estados Unidos a través de medidas de inteligencia y cooperación con socios de las fuerzas del orden.

"La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos cumple una función crucial en dar seguridad a las fronteras del país frente a cualquier amenaza" así como en la detección de cualquier actividad ilegal, puntualizó.

Un total de 11 congresistas enviaron en fecha reciente una carta a la Oficina de Investigación del Gobierno (GAO) para que indagara presuntos abusos de agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera norte.

Los congresistas, que incluyen a Charles Rangel y Hansen Clarke, pidieron datos estadísticos sobre los arrestos que incluyan información sobre la raza y origen étnico de cada detenido.

"Cuando la Patrulla Fronteriza se enfoca en personas con base en su raza o religión, en lugar de su conducta, está debilitando nuestra seguridad nacional y derechos civiles", dijo el director del Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses en Michigan, Dawud Walid.

El activista participó el martes en una teleconferencia con Jesús Martínez, padre de un ciudadano estadounidense que murió baleado en un incidente con la Patrulla Fronteriza, y Jorge Barón, director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes en el Noroeste, entre otros.

Los legisladores y activistas citaron denuncias sobre detenciones e interrogatorios de residentes legales estadounidenses que viven a muchos kilómetros de la frontera.

Denunciaron operaciones en lugares dentro de los 160 kilómetros permitidos en la frontera norte donde frecuentan niños inmigrantes y sus familias, incluyendo escuelas, iglesias y organizaciones de servicios sociales.

(vía nortedigital.mx)

No hay comentarios: