miércoles, 19 de septiembre de 2012

La profesora de Religión despedida presenta una nueva demanda contra el Obispado

El Obispado ha rechazado también contratarla para el nuevo curso

La profesora de religión Resurrección Galera, cuyo despido hace once años tras casarse con un divorciado fue declarado nulo por el Tribunal Constitucional (TC), ha presentado una nueva demanda laboral por despido nulo contra el Obispado de Almería, que rechaza su contratación para este curso.

En declaraciones a Efe, la abogada de CCOO que representa a Galera, Amalia Robles, ha explicado que la nueva demanda se produce después de que el Obispado remitiera a la docente a principios de mes un burofax en el que se le informaba de que no cuenta con la missio canonica que otorga la Iglesia para certificar la idoneidad de los profesores a la hora de ser contratados por el Ministerio de Educación.

La docente, a la que los juzgados le han dado la razón recientemente, aunque el litigio se mantiene abierto por varios recursos, considera que el hecho de que el Obispado mantenga su rechazo a su contratación para este curso es una nueva discriminación.

El Obispado ha defendido siempre su potestad para proponer ante el Ministerio los profesores de Religión, tal y como establece el Acuerdo entre el Estado Español y la Iglesia Católica. De hecho, en marzo presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) en el que defiende que es "enteramente constitucional el hecho de que no pueda impartir Religión y Moral Católicas quien no profesa voluntariamente los dogmas de esta fe religiosa".

La representación legal de la docente ha presentado asimismo una reclamación previa contra el Ministerio de Educación y la Consejería andaluza, partes codemandadas en este largo proceso judicial, y una solicitud de conciliación en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC).

Al margen del nuevo proceso, las partes están pendientes de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) resuelva los recursos de suplicación presentados por el Ministerio y la docente contra el auto de ejecución de una sentencia firme dictada por el Juzgado de lo Social número 3 de Almería, que ordenaba su readmisión y el pago de los salarios que dejó de percibir.

Largo litigio

El juzgado declaró la nulidad del despido en mayo del pasado año después de que el TC concediera amparo a la profesora y reconociera su derecho a no sufrir discriminación por sus circunstancias personales, así como a la libertad ideológica y a la intimidad personal y familiar.

No obstante, el auto de ejecución, dictado a finales del pasado abril y que ordenaba la readmisión de la profesora sólo hasta el 31 de agosto (fecha en que finalizaba el pasado curso), no satisfizo las pretensiones de ninguna de las partes, tanto en lo relativo a la readmisión como en las cuantías a percibir, por lo que fue objeto de nuevos recursos.

Finalmente, la profesora no fue llamada a las aulas a finales del curso pasado y el litigio se trasladó al TSJA, que ahora deberá resolver sendos recursos de suplicación.

La representación legal de la docente mantiene que la relación laboral se habría renovado tácitamente si no se hubiera producido el despido nulo, y la profesora podría haberse beneficiado del cambio normativo introducido en 2007, por el que los profesores de Religión pasaban a ser indefinidos.

En cambio, la del Ministerio defiende que el contrato temporal con vigencia de un año, para el que la profesora no fue renovada, no puede extenderse hasta 2012 ni convertirse en indefinido, y por ello abogó por que se le pagara una indemnización en lugar de proceder a su readmisión.

Además de su readmisión, el juez estableció en el auto de ejecución que el Ministerio debía abonar a Galera 42.374,98 euros, frente a los 157.287,10 euros que la profesora reclamaba como adeudado, ya que consideró que hay que descontar los rendimientos obtenidos en diferentes periodos entre 2003 y 2010 como trabajadora de la Junta de Andalucía (114.912,12 euros).

(vía elmundo.es)

No hay comentarios: