viernes, 14 de septiembre de 2012

“La religión ya no es suficiente”: sorprendente declaración del Dalai Lama

Uno de los líderes religiosos y espirituales más destacados de nuestra época, el Dalai Lama, posteó hace unos días en su cuenta de Facebook que en el mundo contemporáneo “la religión ya no es suficiente”

En el mundo moderno, el lugar de la religión se encuentra en perpetuo cuestionamiento, luego de haber perdido su preminencia como organizadora de la sociedad y aun del individuo. Y si bien en algunas zonas se confunde con la espiritualidad —que difícilmente puede expulsar total y radicalmente el ser humano—, es clara la crisis en la que esta se encuentra desde hace varios años.

En este contexto es posible entender un mensaje del Dalai Lama difundido hace un par de días en su cuenta de Facebook, en el cual asegura que la religión “ya no es suficiente” en este mundo. Este es el post completo:

Todas las religiones mayores del mundo, con su énfasis en el amor, la compasión, la paciencia, la tolerancia y el perdón, pueden y promueven valores internos. Pero la realidad en el mundo actual es que la ética fundamental de la religión ya no es suficiente. Por eso estoy cada vez más convencido de que ha llegado el tiempo de encontrar una nueva manera de pensar la espiritualidad y la ética más allá de las religiones en su conjunto.

Recientemente el Dalai Lama ha sorprendido por su cercanía a planteamientos científicos que podrían refutar creencias del budismo, particularmente los que se proponen desde la neurociencia, aunque preocupado siempre por aplicar positivamente estos descubrimientos tanto física como espiritualmente.

Se trata, en cierta forma, de una declaración polémica que, sin embargo, busca algún tipo de renovación armoniosa, pues de algún modo sugiere que hacer de este mundo un mejor lugar es una tarea no solo cotidiana y permanente, sino que va más allá de las entidades e instituciones que históricamente han monopolizado (en ocasiones para sus propios intereses) esta importante actividad que trasciende la realidad material.

(vía io9 y The Huffington Post)

No hay comentarios: