sábado, 13 de octubre de 2012

Giselle González aceptó que "Cachito de Cielo" ofendió a la religión

cachito de cielo

Maite Perroni y Pedro Fernández protagonizan Cachito de Cielo.

La productora Giselle González admitió que Cachito de Cielo, telenovela protagonizada por Pedro Fernández y Maite Perroni, ofendió a la religión y a petición del público, se tuvieron que hacer cambios drásticos a la historia que concluirá el 20 de noviembre próximo.

¿Creen que la historia de Cachito de Cielo es ofensiva?

“Siempre nos hemos arriesgado en las historias que hemos contado y debido a que Cachito de Cielo era en tono de comedia, jamás pensamos que el público se sentiría agredido, consideraron que era una falta de respeto hacia las creencias religiosas.

“Por más que intentamos justificar ese hecho, la gente no lo aceptó y corregimos el error que hayamos cometido por no habernos dado cuenta desde un principio que esto podía suceder”, explicó González en entrevista con Notimex.

La productora, reconocida por su trabajo en los éxitos televisivos Alma de Hierro (2008) y Para Volver a Amar (2011), se refiere al romance que en la trama iniciaron los personajes de Renata (Maite Perroni) y Chava (Pedro Férnández), siendo que éste último interpreta a un sacerdote.

Sin embargo, Chava no ejercía como tal, pues realmente se trataba de Cachito (Mane de la Parra), quien por una equivocación muere en un accidente y en el cielo deciden regresarlo a la Tierra, pero dentro del cuerpo de un clérigo.

“La misión de esta empresa (Televisa) jamás ha sido agredir al público, sino entretenerlo, de modo que optamos por quitarle los hábitos a Chava. México es un pueblo de católicos y Guadalupanos, así que todos nos decían que esa relación no podía ser posible.

“Más aún cuando nosotros iniciamos transmisiones después del programa La Rosa de Guadalupe y no era posible que mostráramos a un sacerdote que trataba de ganarse el amor carnal de una chica.

“Aunque el argumento no es así, pues se trataba de una equivocación del cielo en tono de comedia, tuvimos que corregir a tiempo porque el público es el que manda y trabajamos para ellos”, sostuvo.

Tras los cambios realizados, Giselle González aseguró que la audiencia quedó satisfecha, incluso, los niveles de audiencia se elevaron.

Asimismo, resaltó la disposición del equipo de producción, sobre todo de los escritores y todo el elenco ante la modificación de los libretos en tiempos muy pegados al aire.

“Maite y Pedro, por ejemplo, a diario llegan con una sonrisa y muchas ganas de grabar, pues de pronto tenemos 40 escenas al día y le damos con todo sin descuidar la calidad”, destacó la productora.

Las grabaciones se encuentran en la recta final y Giselle Gónzález adelantó que se reservan varias sorpresas que sin duda agradarán más a los televidentes cautivos.

(vía novelasyseries.univision.com)

Nota de Ateorizar: Seguimos con el asunto de el “derecho a no ser ofendido”. No le gusta, no la vean. 

No hay comentarios: